Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Apuntes del Profesor Luis Carrasco-Garrido

1 2 > >>

prevencionderiesgos

Columna de opinión escrita por Luis Carrasco Garrido, director del Programa Gestión del Riesgo y Adaptación al Cambio Climático, académico del Departamento de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM.

La pandemia COVID-19 ha sido un escenario propicio para mejorar la gobernanza en tiempos de crisis a nivel nacional. Una vacunación exitosa como la que tiene Chile, es parte de esa gobernanza, pero la realidad ha demostrado que supone también otros elementos relevantes que hacen la diferencia y pueden averiar la vacunación exitosa. Un elemento macizo de cambio es considerar este desastre de tipo sanitario como un tema no exclusivo de salud, sino que de Gestión Integral del Riesgo.

Hay muchos ejemplos que demuestran que la buena gobernanza se desarrolla a partir de la colaboración y las alianzas entre mecanismos e instituciones, para reducir el riesgo de desastres lo que permite un desarrollo sostenible.

La gestión de riesgos es un tema integral, que requiere de acciones de conocimiento, capacitación y de respuesta para diferentes eventos, y dentro de esos eventos se incluyen todos los temas de reducción de desastres y los de cambio climático.

La gobernanza debe adoptar en este tema una mirada amplia y profunda de los riesgos y sus impactos, teniendo en cuenta su construcción social. En su justificación más básica y fundamental, equivale a la vida misma: la buena gobernanza del riesgo de desastres se puede medir en salvar vidas, en reducir el impacto a la población a causa del desastre y evitar pérdidas económicas.

El último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), titulado “Climate Change 2021“, señala que el cambio climático que sufrimos hoy no tiene precedentes en cientos de miles de años. Chile es mencionado 98 veces en el documento, 34 de ellas en directa relación a los fenómenos climáticos que el país enfrenta.

Chile es uno de los países más afectados por el cambio climático, es un país altamente vulnerable frente al fenómeno de cambio climático, ya que cuenta con áreas de borde costero de baja altura, áreas áridas, semiáridas y de bosques, susceptibilidad a desastres naturales, áreas propensas a sequía y desertificación, zonas urbanas con problemas de contaminación atmosférica y ecosistemas montañosos como las cordilleras de la Costa y de los Andes. Además, tenemos una fuerte dependencia de las principales actividades socioeconómicas del país al clima, principalmente de la disponibilidad hídrica para la agricultura, ganadería, minería.

El presidente Gabriel Boric, adicionalmente a todos los desafíos ya planteados para su período presidencial, tendrá otros no menores en prevención, reducción y control de los factores de riesgo de desastres, donde la adecuada preparación y respuesta ante situaciones críticas es fundamental.

Crear una cultura de riesgo propia de países que enfrentan múltiples emergencias como lo son terremotos, aluviones, tsunamis, incendios, inundaciones, pandemias, emergencias socio tecnológicas y otras de forma permanente, tal vez sea el sello recomendable para Boric, en un Chile acostumbrado a diferentes tipos de emergencias y desastres.

https://noticias.utem.cl/2022/03/10/el-desafio-de-gobernanza-de-gabriel-boric-en-gestion-de-riesgos-de-desastres/

https://gestiondelriesgoycambioclimatico.over-blog.com/ 

 

Ver comentarios

¿Qué hace pensar que si Nueva York no resistió a los efectos del cambio climático, lo harán las ciudades Chilenas?

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis
Un evento meteorológico histórico con lluvias récord en toda la ciudad de Nueva York, inundaciones nunca vistas y condiciones de extremo peligro en las carreteras. En el Central Park de Manhattan, cayeron 3,15 pulgadas (80 mm) de lluvia en una hora y se registraron hasta 5,2 pulgadas (132 mm) a las 11 p.m., lo que informaba el Centro de Predicción Meteorológica de EE. UU. Las advertencias de emergencia por inundaciones repentinas desde Delaware hasta Massachusetts eran cada vez más periódicas  y preocupantes. El New York Post informaba que cuatro personas habían muerto en Queens y Brooklyn después de quedar atrapadas en sus sótanos. El diluvio se produjo dos semanas después de que la tormenta tropical Henri arrojara una cantidad récord de lluvia en la ciudad de Nueva York, lo que viene a completar una serie de eventos climáticos extremos registrados en todo el mundo atribuibles al cambio climático. Los incendios forestales masivos en California y el oeste de Canadá y Siberia, enviando humo sobre el Polo Norte, un hecho nunca antes visto. El huracán Ida impactó Louisiana con vientos récord de 150 millas por hora (241 kilómetros), dejando a más de 1 millón de clientes en todo el sur, incluida Nueva Orleans, sin energía eléctrica y matando al menos a cinco personas. El colapso del edificio Champlain Towers en Miami en julio tiene un fuerte componente de inundación de los sectores costeros y cambio en la estabilidad del terreno.

¿Qué tan cerca está Chile de eso?, un país con una gran cantidad de riesgos que podrían producir catástrofes, con carencias de infraestructura y diseño. Un país muy sísmico pero que el cambio climático aporta hoy con datos y condiciones que en 100 años no habíamos visto, sectores costeros afectados por el nivel del mar, marejadas, cuadros meteorológicos agudos, falta de agua, aumentos de temperatura, avance del desierto, etc. Lo que va conformando situaciones únicas y extremas, que finalmente pueden ocasionar y propiciar emergencias que se pueden convertir en desastres, como sucede en otras realidades conocidas mundialmente  que han hecho que estructuras muy robustas no respondan a los cálculos para los cuales fueron hechos, y termite por afectar a las personas y destruir las edificaciones. Los materiales no resistieron, las obras no sirvieron, no soportaron el impacto, etc.

¿El metro inundado? Cortes masivos de energía, Los captadores de agua reventados, calles convertidas en cauces de rio, edificios antiguos que resistieron muchos años deteriorados de tal forma que hoy no son seguros, población ubicada en sectores de riesgo, etc.

Algunas reminiscencias ya vistas en nuestro país,   aluviones, desbordes de ríos, nevazones, canales insuficientes, sequía, etc. Si Nueva York no resistió, ¿tenemos la seguridad que Antofagasta, La Serena, Santiago, Valparaíso, Concepción, Valdivia, Puerto Montt y Punta Arenas lo harán? Difícil poder responder, pero todos estos son avisos de mega-ciudades altamente tecnificadas y bien diseñadas que no han resistido, lo que da un aviso preventivo para reforzar nuestras capacidades de respuesta y mejorar nuestras condiciones frente a las vulnerabilidades, antes que la amenaza se haga presente cobrando vidas y bienes.

Fotos referenciales

Nota: este artículo ha sido publicado de forma parcial o total por https://www.diariosustentable.com/2021/09/si-nueva-york-no-resistio-los-efectos-del-cambio-climatico-lo-haran-las-ciudades-chilenas/

Ver comentarios

Estas fiestas patrias con cuidado especial y con cuidados COVID-19

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

En “fiestas Patrias” la gente generalmente come sin control o mezcla alimentos incompatibles con lo que se ocasiona problemas estomacales o gastrointestinales. Al consumir alimentos con perdida en su cadena frío, muchas veces en descomposición, nos lleva a cuadros agudos de intoxicación.
Conversar, beber y comer trozos muy grandes de carne o pan,  no masticar, tragar, puede ocasionar atragantamiento, una  obstrucción produciendo una gran desesperación, provocando asfixia, para lo cual se debe recurrir a una persona que domine la maniobra de Heimlich como solución práctica, incluso recurrir a una acción oportuna de traslado a la asistencia pública para una atención especializada.


El beber en exceso provoca en el consumidor acciones poco precisas y torpes, que llevan a caídas del mismo nivel, de  diferente nivel, manejo temerario del fuego, de cuchillos, martillos, serruchos, herramientas en general, cierre de puertas de forma violenta, caminar descuidadamente por la calle, etc. Conducir luego de beber alcohol, hace que el conductor además de arriesgado, tenga reacciones lentas, lo que puede provocar choques, atropellos, accidentes. Dormir ebrio (en niveles extremos, en estado incluso de inconsciencia) puede significar ahogarse con su propio vómito o tener cero reacciones frente a un incendio, terremoto, o una emergencia donde se requiere de su participación.
El informe recientemente elaborado por Conaset, indica adicionalmente que entre 2016 y 2020, 3.141 jóvenes participaron en siniestros de tránsito en estas fechas, de los cuales 34 fallecieron, lo que representa al 23,4% del total de víctimas fatales en dicho periodo. Además, 1.364 resultaron con lesiones de diversa consideración (35,6%), estableciendo que estas fiestas de 18 de septiembre y vacaciones producto del feriado son de riesgo y exigen un espacial cuidado también en los jóvenes.
Cortar la carne, no es juego. Se requieren cuchillos adecuados, colocación de las manos en posición defensiva, para corte de riesgo, o simplemente el uso de un guante de seguridad fabricado de malla metálica. Para evitarse ese problema es preferible pedirle al  carnicero el corte deseado.
El hacer fuego en una parrilla es un arte, pero el uso de “acelerantes” para mejorar la llama, como gasolina, aceite, querosene, cera, petróleo, pueden provocar un flamazo, que puede quemar al parrillero, su entorno, la ropa, el cortinaje, incluso todo el combustible que rodee la parrilla (papel, carbón, bidón de acelerante) y transformar la fiesta en un incendio. Así mismo el uso del secador de pelo o ventilador crea un lanza llama inesperado, por aumento del oxígeno en la combustión; el contacto del fuego con la ropa sintética de los observadores que muchas veces son niños, también puede ser un episodio de emergencia.
Conexiones eléctricas artesanales, para alumbrar patios o extensiones, fuera de la construcción oficial, conexiones con cables “vivos” (sin protección y con energía), pueden provocar una electrocución; recalentamiento de línea, por un alto consumo, puede provocar un incendio, el uso de focos potentes de iluminación en contacto con guirnaldas y cortinajes también pueden producir incendios.
El COVID-19 presente en estas fiestas nos exige redoblar cuidados con la distancia física, a los menos dos metros de distancia entre invitado e invitado si está sin mascarilla, con especial cuidado con la gente de tercera edad o que tengan preexistencias. Uso mascarillas si no está comiendo o bebiendo, prepare una mesa con distancia física, conserve su vaso, sus utensilios, no mezcle elementos, cada cual con su servicio, plato, vaso. Las ensaladas en el plato nadie sacando ensalada y carne con el servicio que ha llevado a su boca. Cada dos horas un lavado de manos, no lleve sus manos a la cara, cuidado con los estornudos, con los cantantes improvisados, o las conversaciones sin guardar las medidas de seguridad, limpie baños después de cada uso,  “recuerde a mayor exposición mayor riesgo de contagio”, privilegie espacios abiertos. Estas fiestas patrias con cuidado especial y con cuidados COVID-19 de seguro serán mejores.

Nota: fotos referenciales.

Este articulo ha sido publicado parcialmente o de forma total por https://opinion.cooperativa.cl/opinion/salud/fiestas-patrias-con-cuidado-especial-y-precaucion-del-covid-19/2021-09-10/102744.html
 

Ver comentarios

El lapidario informe del IPCC recordó que el cambio climático sigue su avance, y estas podrían ser las consecuencias que el fenómeno generaría en nuestro país Por Patricio Lazcano La Tercera.

Según el estudio “2010-2019, la década más cálida y seca”, elaborado por el grupo científico @AntarcticaCL de la Universidad de Santiago, la última década fue la más cálida registrada para las zonas centro y centro-sur del país. En buena parte de Chile, el promedio de la temperatura en este período fue mucho más alto que el de la segunda mitad del siglo XX.

La investigación señala que el alza experimentado en algunos puntos de la zona centro-sur se estima cercana a 1°C. Según datos de la Red Oficial de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), la cifra más alta medida en Chile desde que hay registros fiables precisamente data de esta década, en 2017, cuando en Los Ángeles los termómetros anotaron 42,2°C.

Si bien Santiago aún no ha superado los 40°C, todo parece indicar que será cosa de tiempo romper esa barrera sicológica. Según mediciones de la Estación Quinta Normal de la DMC, en diciembre de 2016 el termómetro marcó 37,3°C, luego en 2017 subió a 37,4°C, mientras que en enero de 2019, alcanzó 38,3°C. Incluso, durante esa misma jornada, la Estación Pudahuel registró 39,3°C. Según el informe de @AntarcticaCL, en el top 6 de temperaturas máximas registradas en Santiago, cinco ocurrieron en la última década.

“En pocas décadas podríamos observar en Santiago 40°C, situación que hasta hace poco era inimaginable”, dice Raúl Cordero, climatólogo de la U. de Santiago, director de @AntarcticaCL y líder del estudio.

Justo antes de esa década, en 2008, Santiago registró 350,8 mm de lluvias, un valor hasta ese entonces considerado normal para el registro pluviométrico de la capital. Sería el último invierno lluvioso que recuerden los capitalinos. De hecho, el verano siguiente anotaría inusuales marcas de temperaturas, transformándolo en el más caluroso en casi 100 años y para muchos climatólogos, el inicio de la megasequía que asola a gran parte de la zona central. Desde entonces, los pluviometros solo se han desplomado, sumando récord tras récord.

Confirmando esta desoladora escenografía, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, su sigla en inglés), el brazo científico de la ONU, publicó este lunes un nuevo informe concluyendo que el calentamiento global ya es irreversible y cuya responsabilidad es enteramente humana.

El reporte describió cinco posibles escenarios futuros en función de cuánto se reduzcan las emisiones de dióxido de carbono, pero todos superan el más estricto de los umbrales fijados por el Acuerdo de París de 2015, destinado a detener el fenómeno. En todos los escenarios, según el reporte, el mundo cruzará la línea de los 1,5° C en la década de 2030. Eso implica, por ejemplo, que la megasequía que ahora caracteriza a la zona central pase a ser una condición climática estable y no una excepción meteorológica. “Es altamente probable -y ya lo estamos viendo- que las sequías sean mucho más persistentes y Santiago y toda la zona central tendrán una transición hacia un clima mucho más árido”, dice Eugenia Gayó, directora del Núcleo Milenio Upwell, investigadora del (CR)2 y una de las científicas que revisó el reporte IPCC.

Cordero señala que aunque no se puede saber cuándo terminará esta sequía, aun cuando terminara pronto, “es muy poco probable que la zona central recupere el nivel de precipitaciones que tenía en los años 80″.

Una de las proyecciones más sombrías del cambio climático para Chile, por ejemplo, estima que Santiago dejará de tener un clima mediterráneo. Cordero dice que en la zona central (entre las las latitudes 32-36) el promedio de las precipitaciones cayó bajo la barrera de los 500 mm en la última década. Tomando solo ese indicador, asegura, “el clima de la zona central ya puede considerarse semiárido, mas que mediterráneo”.

Roberto Rondanelli, investigador del (CR)2 dice que aunque no necesariamente Santiago pasará a tener un clima semidesértico, el límite entre este clima y el mediterráneo “se moverá más al sur”.

Pero no solo la capital sufrirá las consecuencias. El norte grande, por ejemplo, explica Gayó, será aún más cálido y las pocas precipitaciones que caen, disminuirán.

Luis Carrasco, académico de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medioambiente de la U. Tecnológica Metropolitana (Utem) vaticina que la disminución de precipitaciones permitirá un avance violento del desierto. “La región de Coquimbo va a tener un aspecto muy parecido a lo que es Copiapó. El desierto avanzará drásticamente hasta la Séptima u Octava Región”.

Zonas costeras podrían desaparecer
Zonas costeras con topografías muy planas, eventualmente pueden desaparecer, advierte Gayó. Las marejadas también serán más recurrentes y las tormentas más agresivas. “No tan solo estará en riesgo infraestrucutra crítica, sino también otras estructuras, como departamentos muy cercanos a las playas. Y Chile es un país costero, por eso somos muy vulnerables a estos impactos”.

Carrasco explica que islas de Chiloé y sectores bajos debieran desaparecer por el aumento del nivel del mar, “así como franjas costeras a orilla de playa”.

Entre otros hitos geográficos que pueden desaparecer, advierte Cordero, están la laguna de Aculeo y el lago Peñuelas. Señala que aún dándose una recuperación puntual de años lluviosos, “es poco probable que sin obras de infraestructura que permitan canalizar nuevos afluentes, estos cuerpos de agua se recuperen”.

Juan Pablo Pavissich, investigador del Centro de Ecología Aplicada y Sustentabilidad (Capes) y académico de la U. Adolfo Ibáñez, asegura que bajo un escenario catastrófico, “el embalse El Yeso, principal fuente de agua potable de Santiago, podría reducir significativamente su volumen”.

Embalse El Yeso, principal fuente de agua potable de Santiago, podría experimentar una importante reducción de su caudal. Fuente: Agencia Uno FOTO: KARIN POZO/AGENCIAUNO

 

Todo se mezcla, dice Gayó. Por ejemplo, se proyecta que el Fenómeno de El Niño cambié sus características, y aunque no es una certeza, se espera que el Norte Grande sea más seco y más caluroso.

El panorama de la cordillera de los Andes, “será de sector montañoso sin nieve”, añade Carrasco.

Respecto a los efectos en la biodiversidad, el informe Impactos del cambio climático en la biodiversidad y las funciones ecosistémicas en Chile, elaborado por el Ministerio de Ciencia, apunta a que más que animales puntuales amenazados por el fenómeno, hay algunas especies invasoras que podrían verse favorecidas, como el visón (Neovison vison), la rana africana (Xenopus laevi), que se espera que se adapte a las nuevas condiciones más cálidas de Chile Central manteniendo su carácter invasor y el geko mediterráneo (Tarentola mauritanica), cuya población en Santiago ha ido en aumento desde mediados de la década del 2000.

Ejemplar de una rana africana en un acuario en Dinamarca. La especie invasora podría aumentar su presencia en Chile debido al cambio climático. Foto: Reuters

¿Qué tan irreversibles pueden ser estos casos? “Se puede ir frenando o desacelerando, pero revertirlo, si es que fuera posible, solo se verá será en los próximos siglos o milenios”, dice Paulina Aldunce, académica de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la U. de Chile e investigadora del CR(2), “algo que nuestra generación no verá”.

Nota: Este es un articulo de la Tercera escrito por Patricio Lazcano donde se entrevista al Ing. Luis Carrasco Académico de la UTEM https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/clima-semidesertico-en-santiago-la-desaparicion-de-aculeo-y-penuelas-y-termometros-superando-los-40c-asi-podria-ser-el-clima-en-chile-si-la-temperatura-sube-2c/JSFEIWNWAVFE5ECGFEIVF4FC3M/

Ver comentarios

El planeta se derrite: EE.UU., Canadá, Italia, Grecia, Groenlandia y Turquía sufren las consecuencias del cambio climático en el hemisferio norte

Europa , Asia y América del Norte está siendo azotada por una serie de fenómenos climáticos extremos, con incendios forestales, temperaturas superiores a 50°C, olas de calor y deshielos.

Carlos Montes https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/el-planeta-se-derrite-eeuu-canada-italia-grecia-groenlandia-y-turquia-sufren-las-consecuencias-del-cambio-climatico-en-el-hemisferio-norte/KI44UNMVZ5FXBPNE5Q3PM2YA5M/ entrevista al Académico UTEM Luis Carrasco en la Tercera diario digital.

Altas temperaturas, olas de calor, deshielos, inundaciones, altas presiones, ausencia de vientos, incendios y sequías son algunos de los ingredientes que afectan actualmente al planeta. En invierno o verano, y en distintos continentes, el cambio climático está causando estragos.


En Chile, a pesar de estar en invierno, la estadística indica registros cercanos a 30°C, acompañado de olas de calor. Esto además de un importante déficit de lluvias de 50% en la zona central y 84% en la Región Metropolitana, considerando el invierno meteorológico. El actual invierno se posiciona como el más cálido y como el segundo más seco de la historia en el país, con solo 22,9 mm de agua caída.

En buena parte de Europa la situación es aún más compleja. Italia, Chipre, Grecia, Groenlandia y Turquía sufren la consecuencias del cambio climático en pleno verano. Las olas de calor han producido altas temperaturas en la región. “La temperatura en la superficie del suelo en Turquía y Chipre superó nuevamente los 50º Celsius”, indicó la Agencia Espacial Europea (ESA).

También se han visto seriamente afectados por incendios, los que han dejado decenas de fallecidos. Algunos granjeros en Turquía señalaron que “nunca habían visto nada igual”. Por su parte, Grecia es testigo de la peor ola de calor en 30 años. En Italia, Sicilia ha registrado 160 incendios en los últimos días, con más de 30.000 hectáreas quemadas. En Groenlandia una ola de calor provocó deshielos de aproximadamente 8.000 millones de toneladas (posee la segunda capa de hielo más grande del mundo después de la Antártica).

El mismo escenario se repite en EE.UU. El Servicio Meteorológico Nacional en Las Vegas emitió un aviso de riesgo de calor “muy alto”, para gran parte de California y Nevada, además el noroeste de Arizona y el suroeste de Utah. Esto considera ciudades como Sacramento, Bakersfield, Las Vegas, Palm Springs y Phoenix.

Martín Jacques, investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 y académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción, señala que las olas de calor son eventos meteorológicos extremos que corresponden o son consecuencia de patrones de circulación del aire característicos. En particular, se producen por una alta presión que genera una suerte de bloqueo de la circulación, un estancamiento del aire y eso inhibe la formación de nubes y genera entonces condiciones de muy alta radiación solar. “Y también de estabilidad atmosférica, lo que significa que generalmente tenemos zonas de descenso de aire, entonces el aire se comprime y se calienta también, además de la radiación solar. Estos factores, si son persistentes en el tiempo, pueden generar altas temperaturas y si tenemos altas temperaturas por varios días, sobre un cierto umbral, sobre un cierto valor crítico, entonces se clasifica ese evento como ola de calor”.

Esta es la situación que vemos ahora en el centro de Chile, donde hemos estado presenciando una ola de calor de invierno. “Las olas de calor de invierno presentan temperaturas máximas sobre esta temperatura crítica. Con valores cercanos a los 30 °C ya tenemos olas de calor de invierno, porque las olas de calor son relativas al momento en que suceden”, añade Jacques.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, explica que lo sucedido en el hemisferio norte, “se debe a que se está calentando mucho más rápido que el del sur. Lo que estamos viendo en ese hemisferio es una ventana de tiempo y es lo que va a sucedernos a nosotros en el hemisferio sur, más pronto que tarde. La diferencia es que el hemisferio norte comenzó a calentarse antes que el sur y lo está haciendo más rápido”.

Luis Carrasco, académico de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente de Universidad Tecnológica Metropolitana, explica que la temperatura de la Tierra ha aumentado más de 1ºC desde el período anterior a la Revolución Industrial y no deja de subir, según datos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). “Si se sigue emitiendo más dióxido de carbono, su concentración en la atmósfera alcanzará máximos históricos. Este gas es capaz de permanecer allí durante siglos, y el que está en los océanos aún más, ’perpetuando’ así el calentamiento global”.

La ola de calor es una condición atmosférica que se produce cuando las temperaturas alcanzan niveles extremos en determinadas épocas del año y se generan por una masa de aire caliente que llega desde otro continente. “Éstas serán cada vez más intensas y frecuentes conforme pasen los años. La comunidad científica asegura que el calor en todo el mundo está vinculado con actividades humanas como la deforestación de bosques y selvas, quema de combustibles fósiles y excesivo uso de fertilizantes. A medida que avanza el calentamiento, provoca cambios en el ambiente que a su vez pueden provocan otros cambios climáticos en donde se destaca la variabilidad climática, olas de calor y frío”, señala Carrasco.

¿Por qué el hemisferio norte se está calentando más rápido? “Por efecto de la Antártica y el Polo Norte. La Antártica no se está calentando tanto como el Polo Norte, lo que de alguna manera nos está protegiendo”, agrega Cordero.

En el caso de Grecia, por ejemplo, y zonas del Mediterráneo en Europa ahora, “lo que estamos presenciando son olas de calor de verano. Por lo tanto, este valor umbral sobre el cual tiene que estar la temperatura máxima por varios días persistentemente es mucho más alto y ahí las olas de calor que estamos presenciando sobrepasan los 40 °C”, explica el investigador del CR2.

Jacques considera que en el centro de Chile ahora y en el Mediterráneo, particularmente en Grecia, “lo que vemos es esta condición de bloqueo atmosférico producido por una alta presión. En el caso de Europa, esto se proyecta como un valor posiblemente récord de temperatura a nivel europeo. Así que, por supuesto las olas de calor son esperables cada verano, pero valores tan altos como los que estamos viendo en Grecia, son completamente extraordinarios”.


El académico de la Utem argumenta que el cambio climático es una de las responsables de estas olas de calor. “En términos científicos, una ola de calor se produce conforme las ondulaciones atmosféricas se vuelven más amplias y estacionarias. Las ondas pueden ser de aire frío o caliente, invaden regiones fuera de su latitud habitual. El resultado: intercambio entre masas de aire frío y caliente que dan lugar a las olas de calor. Pese a que éstas son un fenómeno que se produce de manera natural, los científicos observan que la frecuencia y la intensidad de las mismas no lo es tanto”.


El calentamiento global es una causa del cambio climático
En la primera y segunda década del siglo XXI, las olas de calor han sido más intensas y frecuentes que las observadas en las décadas de los 70, 80 y 90. De tal modo que el factor humano es relevante en el aumento global de las temperaturas. “El calentamiento global es la causa del cambio climático, con el aumento de la temperatura del planeta provocado por las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana, se producen variaciones en el clima que de manera natural no se producirían; para mediados de siglo las temperaturas promedio de verano podrían ser hasta 4,5 grados más altas. Las olas de calor serían con toda seguridad más frecuentes, y más intensas”, establece Carrasco.

El hecho de que cada verano se vayan batiendo récords de temperatura de forma sucesiva o que prácticamente cada año suceda eso, nos está mostrando que hay una tendencia hacia valores promedio de la estación cada vez más altos, ya sea verano o invierno. “Eso entonces es una suerte de escenario de condición de fondo más cálida, que por lo tanto facilita la ocurrencia de eventos extremos. Hay que considerar que tenemos un escenario más cálido, por ejemplo, las temperaturas están siendo más cálidas en términos generales, entonces sobrepasar estos umbrales de temperatura para que se determine una ola de calor es más fácil y ese es el efecto del cambio climático, que está generando una condición de fondo más cálida”, señala Jacques.

Jacques agrega que hay que ver esto como una superposición de factores, uno lo puede ver como una muralla en la que hay ladrillos, uno sobre el otro. “Entonces, si tenemos una parte de la muralla construida con un verano cálido en Europa, por ejemplo, el de ahora, es más fácil añadir sobre esa parte de la muralla un par de ladrillos más, que serían las condiciones meteorológicas particulares que genera la ola de calor, ese es el efecto del cambio climático”.

La Tierra ya se ha calentado y enfriado en otras ocasiones de forma natural, “pero los ciclos siempre han sido más lentos, desarrollándose en millones de años, mientras que ahora y como consecuencia de la actividad humana, estos ciclos son rápidos y violentos, los que podrían traer impactos que en otras épocas superaron 200 años. Como consecuencia de esto, enfrentamos pérdida de biodiversidad, derretimiento de glaciares, fenómenos climáticos extremos, acidificación de océanos, cambios en los hábitats, entre otros”, agrega Carrasco.

El Acuerdo de París estableció como objetivos mantener el aumento de la temperatura media global a no más de 2 °C y tratar de no superar los 1,5 °C. Se entiende que el acuerdo se refiere a aumentos durante un largo período de tiempo en lugar de un solo año. “Por el momento, las proyecciones sugieren que incluso con las promesas recientes de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el mundo está en camino de calentarse hasta en 3 °C”, sostiene Carrasco.

Y ¿esperamos que esto se siga viendo en el futuro? “Sí, efectivamente esperamos eso, porque el calentamiento global es consecuencia de un aumento sostenido de los gases de efecto invernadero en términos históricos, es decir los gases de efecto invernadero que se han emitido desde hace muchas décadas, entonces esperamos que ese efecto siga presente hacia el futuro. Eso no impide que eventualmente tengamos un verano relativamente frío en Europa o un invierno nuevamente más frío en Chile central, eso es parte de la variabilidad interanual, año a año que puede existir, y es esperable que haya nuevamente inviernos lluviosos en Santiago o más fríos. Pero, en general, la tendencia que esperamos, en términos más amplios en el tiempo es una tendencia sostenida al calentamiento y por lo tanto tener nuevos récords de temperatura de aquí al futuro”, analiza Jacques.

A medida que el clima se calienta, tendremos más meses por encima de 1,5 °C, “luego una secuencia de ellos, luego un año entero en promedio por encima de 1,5 y luego dos o tres años y luego prácticamente todos los años. Hay un riesgo significativo de convertir los sistemas naturales, que actualmente ayudan a mantener bajas las temperaturas, en fuentes masivas de carbono que nos pondrían en un “camino irreversible” hacia un mundo que está 4 o 5 grados más cálido que antes de la Revolución Industrial, donde el planeta ya no sería el mismo”, señala el docente de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente de la UTEM.

Nota: Las fotos son referenciales, el articulo pertenece a La Tercera digital / Carlos Montes

 

Ver comentarios

Fact Checking: ¿Personal médico no vacunado usa uniforme de otro color que los vacunados? ¿En Australia han muerto más personas por la vacuna que por el Covid-19? por Carlos Montes 

   

Personal médico no vacunado utiliza ropa de otro color que los vacunados.
Un rumor muy difundido en redes sociales asegura que algunos hospitales en Francia diferencian a los profesionales de la salud vacunados contra Covid-19, de los que aún no han recibido la inyección con uniformes de diferentes colores.
“¡En los hospitales públicos, los cuidadores deben usar trajes de diferentes colores para identificar vacunados y no vacunados! ¿A dónde vamos?”, afirman en Facebook.


Tenemos testimonios de discriminación que son espantosos, “hay presiones y amenazas espantosas “, añade la publicación.
Pero se trata de una afirmación falsa. Céline Durosay, secretaria nacional del sindicato Coordinación Nacional de Enfermería (CNI) de ese país, aclaró que no ha tenido “ninguna retroalimentación en ese sentido, y el personal no lo toleraría, ni siquiera veo cómo esto sería posible desde un punto de vista práctico”.
Luis Carrasco, académico de la Universidad Tecnológica Metropolitana, señala que en general lo que se puede apreciar en los hospitales, centros de salud, centros de urgencia y atención primaria, “es que el personal de salud entiende que está en la primera línea y es una obligación y condición irrenunciable vacunarse, y adicionalmente tener todo tipo de protección que permita no contaminarse, no enfermarse y preservar la vida”.
Carrasco establece que diferenciarse entre unos y otros a través de la vestimenta sobre su vacunación no tiene sentido con respecto a la necesidad profesional que lo exige de facto. “Vestirse diferente no tiene sentido, como no tendría sentido tener a un funcionario a dos años de la existencia del Covid-19 sin vacuna. Por cuanto en la lista de protección, el personal de salud estaba considerado primero en la lista”.
Si bien, en los hospitales públicos por mucho tiempo, se diferenció por colores a los médicos, a las enfermeras, técnicos, auxiliares, nutricionistas, etc., “hoy todos visten de diferentes colores e incluso algunos compran su vestuario cumpliendo con las exigencias técnicas internas, y aquellos que no pueden reciben del servicio vestimenta de un solo color. En la práctica hoy es difícil reconocer especialidades por colores, y en ningún caso colores diferencian la vacunación”, agrega Carrasco.
En Australia han muerto más personas por la vacuna que por el Covid-19
Usuarios en redes sociales compartieron la captura de pantalla de un artículo que afirmaba que en Australia mueren más personas “por las vacunas que por el coronavirus”, pero esto es falso.
Según la agencia australiana de salud Therapeutic Goods Administration (TGA), han ocurrido 318 decesos entre personas vacunadas, y solo dos “parecen” estar vinculadas a la vacuna AstraZeneca. Los fallecimientos son de dos mujeres de 52 y 48 años que desarrollaron unos extraños coágulos sanguíneos tras recibir la inyección.
El país a la fecha acumula 33.732 casos positivos y 923 muertes por coronavirus.
Javier Tinoco, infectólogo de Clínica Universidad de Los Andes, también considera que es falso, “las personas que han sido vacunadas por Covid-19 y han fallecido, lo han hecho por causas diferentes, como factores preexistentes o condiciones crónicas”.
Roberto Olivares, jefe de Infectología de Clínica Dávila, establece que los beneficios de vacunarse contra el Covid-19 superan con creces “los potenciales riesgos de los infrecuentes efectos adversos descritos para las vacunas, y están suficientemente avalados hasta ahora por la evidencia científica”.
Un análisis más correcto, con respecto al número de fallecidos, considerando el grupo de vacunados y no vacunados, “es que claramente existe una diferencia a favor del grupo de vacunados”, añade Tinoco.
Revisa todos nuestros fact cheking en este link.

Nota: Las fotos son referenciales. Este articulo pertenece a Carlos Montes quien entrevista al ing. Luis Carrasco / la tercera.com Que pasa https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/fact-checking-personal-medico-no-vacunado-usa-uniforme-de-otro-color-que-los-vacunados-en-australia-han-muerto-mas-personas-por-la-vacuna-que-por-el-covid-19/HGJFX3APQFHIJGL72O2QFPLZDI/  https://www.latercera.com/factchecking/

 

 

 

Ver comentarios

“Inundaciones, olas de calor, el Cambio Climático ataca” Chile no está libre de lo que viene

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Más de 200 personas han muerto y cientos permanecen desaparecidas como consecuencia de las graves inundaciones en Alemania y Bélgica. No son pocos los alemanes que comparan la magnitud de la devastación actual con lo que sufrió el país en la Segunda Guerra Mundial. Tras las impactantes noticias, la canciller Ángela Merkel ha pedido emprender una batalla contra el cambio climático.

En temas de Gestión del Riesgo y Cambio Climático esto no es nuevo, emergencias catastróficas, para las cuales no obstante, el avance tecnológico y el conocimiento desarrollado, nos vuelven a impactar fuertemente con grandes pérdidas.

Los científicos, las universidades han condenado a los políticos por no proteger a sus ciudadanos de los fenómenos meteorológicos extremos, como son las inundaciones en el norte de Europa y las olas de calor en Estados Unidos. El cambio climático inducido por el hombre, las lluvias intensas y las olas de calor conformando cuadros de destrucción y muerte cada vez serán más usuales. La constante de pobreza-riesgo ya no es tan clara por cuanto hoy estamos hablando de Estados Unidos, de Alemania y de Bélgica países fuertes estructuralmente, con tecnología, con conocimiento, con marcos legales robustos y con finanzas para una gobernanza sana, sin embargo son países que se encuentran frente a emergencias complejas con grandes pérdidas, lo que demuestra que no están inmunes a los impactos del cambio climático y por consecuencia a los desastres.

Nuestro escenario climático es cada vez más extremo y destructivo y Chile no está exento de eso, poblaciones ubicadas en sectores de riesgo que por años han estado en tranquilidad, pueden ver interrumpido ese lapso de paz y aquellas poblaciones que nunca creyeron estar en riesgo en esta pasada puede ser diferente.

Ya existen voces cada vez más fuertes donde los científicos aseguran que los gobiernos deben comprometerse a reducir las emisiones de CO2 que propician los eventos catastróficos y llaman a prepararse para escenarios de clima extremo para los cuales no estamos acostumbrados ni preparados.

Lo que hemos visto en Alemania nos da un  aviso importante para nuestra cultura pasiva y reactiva ante los fenómenos y emergencias destructivas: “No sirve de nada que se emitan alarmas, si la población no sabe cómo comportarse en una situación de inundación y no se encuentra preparada para este tipo de catástrofes con reservas de alimentos, agua y otros productos de primera necesidad…. el desalojo de lugares tan cercanos a la cuenca de los ríos y situados en un valle …es muy difícil de desalojar en unas pocas horas...”

Diferentes niveles de organización, diferentes grados de autonomía y descentralización, sistemas de avisos muy diferente de un lugar a otro,  sirenas, avisos en radio, televisión o aplicaciones para el móvil... que por supuesto no funcionan cuando la cobertura de telefonía móvil se interrumpe como fue el caso de las lluvias torrenciales en Alemania.

¿Chile tiene un canal de televisión abierta  y de radio oficial para informar antes durante y después de la emergencia? ¿Los teléfonos celulares se han implementado para que capten señales  de radio abierta sin consumo de datos? ¿La gente está recibiendo instrucción y se está entrenando? ¿Somos capaces de evacuar una ciudad entera? ¿La familia tiene un plan de emergencia? ¿Tiene su reserva de alimentos?

Lo que hoy sucede en Alemania, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos son una muestra de lo que puede suceder en Chile para lo cual debemos estudiar y articular acciones que permitan reaccionar tempranamente y de forma adecuada para evitar pérdidas irreparables. ¡Todavía es tiempo!

Nota: Foto referencial de la BBC sobre inundación en Alemania

Este artículo ha sido publicado de forma parcial o total en el Diario Sustentable / "Hay Historias que merecen crecer" #SacandoLaVoz | Inundaciones, olas de calor, el Cambio Climático ataca: Chile no está libre de lo que vienehttps://www.diariosustentable.com/2021/07/inundaciones-olas-de-calor-el-cambio-climatico-ataca-chile-no-esta-libre-de-lo-que-viene/ Biobiochile diario digital https://www.biobiochile.cl/noticias/opinion/tu-voz/2021/07/28/las-catastrofes-provocadas-por-el-cambio-climatico-atacan-y-chile-no-esta-libre-de-lo-que-viene.shtml

 

Ver comentarios

Los Héroes también pueden morir en un incendio

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

En un reciente incendio en el sur del país,  mientras el fuego avanzaba vertiginosamente por el inmueble, se escuchaban los gritos a viva voz preguntando si había  personas al interior.

Vecinos confirmaron la presencia de un adulto mayor, ante lo cual las personas rompieron los vidrios utilizando elementos que había en el lugar, para acto seguido, ingresar al inmueble envuelto en llamas, logrando encontrar al adulto mayor, siendo rescatado con vida y sacado al exterior en forma inmediata y entregado al Samu que en ese instante arribaba al lugar.

Sin lugar a dudas un acto loable, pero también de mucho riesgo; pues este tipo de acciones si bien son destacables requieren de conocimientos básicos de cómo se mueve el fuego y cuáles son sus particularidades.

Una de las principales características que hay que tener en cuenta en un incendio es que el fuego fuera de control se mueve y avanza de forma geométrica y violenta, eso significa que un incendio a llama viva en pocos minutos puede tener un avance insospechado con un aumento de la temperatura igualmente violento. Una persona no entrenada y sin elementos de protección adecuada prácticamente a los 60 o 65 grados Celsius podría estar irremediablemente muerta, simplemente porque recibirá quemaduras en todo su cuerpo, su ropa se quemara y entrará en llamas, y finalmente no podrá respirar aire caliente por cuanto esto desbaratara sus pulmones.

Las películas en general no aportan al entendimiento y conocer cómo se desarrolla el fuego. Cuando un incendio se lleva al cine los actores siempre triunfan, cruzan entre llamas que no son iguales a las de un incendio real. Lo más probable es que en un incendio su visibilidad sea cero, le lloren los ojos y no pare de toser, su sentido de orientación y forma de reconocer, no será por el sentido de la vista sino por el tacto.

Recordemos  que todas las personas  necesitamos  oxígeno para vivir, para pensar y para movernos y en un incendio,  es posible que el oxígeno baje a tal punto,  que sufra una asfixia y si en el ambiente hay monóxido de carbono usted pueda intoxicarse, lo que no le permitirá actuar con normalidad a tal punto que no podrá pensar ni moverse, quedará bloqueado.

Finalmente, no está de más decir que a rescatar se aprende y se ensaya, no es factor del azar, así que aun cuando sea un acto heroico producto de las circunstancias, esta decisión debe considerar la seguridad del rescatador, del rescatado y su entorno, de otra forma quien salva pasa a ser un “temerario”  que puede ser parte de un problema mayor, lo que indica que un héroe también puede morir en un incendio.

Nota: La foto utilizada es solo referencial  / Este artículo fue publicado de forma parcial o total en Diario papel y digital El Heraldo Austral https://www.eha.cl/noticia/opinion/opinion-los-heroes-tambien-pueden-morir-en-un-incendio-11545  biobiochile diario digital https://www.biobiochile.cl/noticias/opinion/tu-voz/2021/07/26/los-heroes-tambien-pueden-morir-en-un-incendio.shtml

 

Ver comentarios

Cuidados esenciales

Innovaciones tecnológicas para la prevención del COVID-19

Aunque todavía queda mucho por conocer sobre el Coronavirus, ya existen distintos protocolos que apuntan a garantizar espacios laborales seguros para actividades presenciales. Por su parte, las innovaciones tecnológicas apuntan a facilitar procesos en sectores donde los trabajadores pueden estar más expuestos.

A 15 meses del arribo de la pandemia del COVID-19 a Chile, son varios los aprendizajes en torno a las medidas fundamentales que deben implementarse en espacios cerrados al momento de intentar el retorno semi-presencial o presencial al trabajo. Esto, gracias a las investigaciones que se llevan a cabo a nivel mundial para intentar mitigar el contagio de este virus.

"De acuerdo a los últimos datos que se poseen, que siempre son cambiantes y dinámicos, la información ha demostrado que ciertas variables son constantes, lo que permite tomar ciertas decisiones, con un sustento bastante firme", explica Luis Carrasco Garrido, académico del Departamento de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM).

En esta línea, una de las preocupaciones iniciales de la pandemia, relacionada con la posibilidad de contagio por superficie, hoy puede manejarse adecuadamente según cada espacio laboral. "La estadística y la experiencia han demostrado que es ínfimo su impacto, salvo que una gotícula sea tomada por las manos y llevadas a la boca, nariz u ojos. La posibilidad de contaminación es bajísima", agrega Carrasco. Pero esto no significa que puedan relajarse las medidas: "La mascarilla en sectores contaminados, o potencialmente contaminados, es vital".

En el Protocolo de Actuación en Lugares de Trabajo — COVID-19, parte del Plan Paso a Paso implementado por el Gobierno de Chile, se recomienda la limpieza y desinfección, al menos una vez al día, de "todos los espacios, superficies y elementos expuestos al flujo de personas, ya sea de trabajadores o clientes, y proceder a la limpieza y desinfección antes de reanudar la actividad". Este proceso, además, debe realizarse conforme establece el Protocolo de Limpieza y Desinfección de Ambientes — COVID-19 del Ministerio de Salud.

"Los espacios de trabajo con sistemas de limpieza en períodos seguidos y más constantes permiten mejorar la condición en una jornada de seis u ocho horas", explica Carrasco. Frente a los distintos formatos que pueden implementarse, y que en los primeros meses de la pandemia tuvo como protagonista al amonio cuaternario, el especialista destaca las limpiezas con alcohol pulverizado de alta concentración: "Cada dos o tres horas, es un sistema exigente de limpieza, con buen resultado".

Novedades

"Hoy nos encontramos en uno de los momentos más álgidos de la curva de contagios de COVID-19 en Chile. Y cuando recientemente se comienzan a publicar los primeros estudios sobre la efectividad del proceso de inoculación en nuestro país, nos comenzamos a cuestionar la factibilidad de retornar a los espacios tradicionales de trabajo y las medidas de seguridad que debemos adoptar para un retorno seguro", complementa René Castillo Ibaceta, académico de la Facultad de Diseño Digital e Industrias Creativas de la Universidad San Sebastián (USS).



Frente a este desafío, se han desarrollado nuevas tecnologías que buscan reforzar las medidas de seguridad en espacios de trabajo, especialmente en sectores productivos que manejan un flujo importante de colaboradores, como ocurre en la minería o donde el contacto entre trabajador y cliente es uno de los principales problemas a resolver.

"La División Salvador de Codelco ha implementado el uso de pulseras inteligentes Co-Wach para sus trabajadores, la cual permite la trazabilidad de los casos sospechosos. Este dispositivo electrónico permite la medición constante de temperatura y posicionamiento, la cual entrega información y se comunica con otras pulseras a través de bluetooth. Esta tecnología permite conocer los contactos estrechos que ha mantenido el trabajador que presente alguna sospecha de COVID-19. Lo que incluye síntomas o contacto estrecho con personas contagiadas", ilustra Castillo.

Otra innovación tecnológica que destaca el académico es la biometría facial: "Es una tecnología de reconocimiento facial que permite verificar la identidad de las personas usando inteligencia artificial sin necesidad de contacto físico. Lo que reduce el contacto de los trabajadores con superficies que puedan estar contaminadas. O el uso de tecnología contactless donde el rostro de la persona es suficiente para retirar dinero de un cajero automático, realizar trámites o pagar tu cuenta en el supermercado".

Se trata de ir un paso más allá, para complementar así las medidas básicas de cuidados que incluyen lavado/desinfección frecuente de manos, distanciamiento social, uso correcto de mascarilla y ventilación de espacios de trabajo.

Este último aspecto ha estado también en constante discusión, especialmente en oficinas que cuentan con sistema de aire acondicionado. "Referente a los lugares de trabajo, el sistema de reciclaje de aire o aire acondicionado no es el más adecuado", explica Carrasco.

Para el académico de la UTEM, es mejor optar por: "Oficinas con ventilación natural o sectores amplios como galpones, casinos con distanciamiento y ventilación cruzada puede ser la solución. O lugares que se alterne el trabajo con ventilación, sobre todo si la condición climática es más extrema".

Medidas, que en toda caso, deben pensarse siempre como parte de una estrategia en capas, donde si falla una, entra en acción la siguiente. "El uso correcto de la mascarilla, mascarilla adecuada y la disciplina de uso seguirá siendo una exigencia ineludible; el lavado de manos cada hora, dispensadores de alcohol gel que así lo permitan, distanciamiento entre personas, entre escritorios, mesas de reunión con distanciamiento, reuniones cortas, o reuniones a distancia pero dentro del espacio empresa (cada uno en su oficina o lugar de transmisión desde el PC) puede ser bastante seguro", agrega Carrasco.

La Tercera - Ediciones Especiales Sol Márquez Thomas 2021-06-20 Entrevista Técnica.

Ver comentarios

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Todas las medidas de prevención en contra del coronavirus que Chile ha implementado tienen “una entrada y una salida”. Frente al sistema paso a paso hay gente que puede salir a trabajar porque es imprescindible, así como otros pueden sacar permisos para ir a comprar, para ir a la feria, para ir a la farmacia, para ir a otra comuna, en fin; así como los hay quienes arriesgándose son capaces de salir sin permiso, como quien sale en automóvil sin licencia.

Los expertos han advertido que, para que las naciones sean realmente resilientes, sus sociedades deben eliminar la mentalidad de "COVID cero", que no es realista con el virus en alta circulación, y lo lógico sería intentar "vivir “o convivir con el virus.

Las iniciativas nacionales tan cambiantes, donde las medidas (cambio de fase)  parecieran ser tomadas a partir de estadísticas y variables no vinculantes con las muertes y con la población con virus, esto trae obviamente confusión. La realidad muestra a nuestros hospitales colapsados, sin ventiladores, donde la gente, las personas comunes y corrientes se han acostumbrado a tener 150 personas muertas y 4.000 contaminados por día. Por mucho que los habitantes de un país o una región estén vacunados, si el coronavirus sigue expandiéndose aumentan las probabilidades de que una mutación ponga en peligro la inmunidad o agrave la condición del país frente al Coronavirus.

Las siguientes olas de la pandemia en el mundo desarrollado probablemente no serán tan duras como las previas gracias a las vacunas, pero si la eficacia de las vacunas y su adaptabilidad a nuevas cepas más agresivas y más dinámicas no resultan, pondrán constantemente a prueba el sistema.

Tal vez, sería mejor atacar el virus desde el error, desde el problema, ¿por qué Chile teniendo un proceso tan amplio y tan rápido de vacunación no tiene buenos resultados? Tenemos varias respuestas estamos en invierno lo que facilita el contagio, tendencia a estar en lugares cerrados, poca ventilación, medidas poco claras para la gente, medidas absolutas de confinamiento que conviven con excepciones, entre otras cosas.

¿Por qué no enseñar a convivir con el COVID -19?, el coronavirus nunca estará en cero, y nos vacunaremos todos los años; primero: ¿Cuál es la mascarilla adecuada y certificada? Se estima que son solo algunas las mascarillas adecuadas y costarían cada una, unos $600 pesos; ya existen estudios que demuestran que hay mascarillas que no cumplen con su cometido, a eso hay que agregar que a veces están mal puestas, o se usan de mala forma, la falta de lavado de manos, y la falta de limpieza de los lugares de trabajo y las ventilaciones naturales adecuadas inexistentes, son factores que hacen una gran diferencia y rompen con el esfuerzo de vacunación.

Hoy ya tenemos un amplio grupo de individuos de muestra al cual se le puede consultar ¿Cómo se contagió?, ¿Qué fue lo que hizo o no hizo?, como base para establecer cómo actúan los chilenos y establecer una política de gestión del riesgo frente al coronavirus. Es el momento de focalizar y aprender del error, del problema, por cuanto debemos intentar vivir o convivir con el COVID-19.

Este articulo ha sido publicado de forma total o parcial en :

https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/06/26/intentemos-vivir-o-convivir-con-el-covid-19/

https://www.biobiochile.cl/noticias/opinion/tu-voz/2021/06/24/intentemos-vivir-o-convivir-con-el-covid-19.shtml

https://www.elrancaguino.cl/2021/06/25/opinion-intentemos-vivir-o-convivir-con-el-covid-19/

https://www.mercuriocalama.cl/impresa/2021/06/26/papel/

Ver comentarios

1 2 > >>
Top

Alojado por Overblog