Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Apuntes del Profesor Luis Carrasco-Garrido

coronavirus

Estas fiestas patrias con cuidado especial y con cuidados COVID-19

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

En “fiestas Patrias” la gente generalmente come sin control o mezcla alimentos incompatibles con lo que se ocasiona problemas estomacales o gastrointestinales. Al consumir alimentos con perdida en su cadena frío, muchas veces en descomposición, nos lleva a cuadros agudos de intoxicación.
Conversar, beber y comer trozos muy grandes de carne o pan,  no masticar, tragar, puede ocasionar atragantamiento, una  obstrucción produciendo una gran desesperación, provocando asfixia, para lo cual se debe recurrir a una persona que domine la maniobra de Heimlich como solución práctica, incluso recurrir a una acción oportuna de traslado a la asistencia pública para una atención especializada.


El beber en exceso provoca en el consumidor acciones poco precisas y torpes, que llevan a caídas del mismo nivel, de  diferente nivel, manejo temerario del fuego, de cuchillos, martillos, serruchos, herramientas en general, cierre de puertas de forma violenta, caminar descuidadamente por la calle, etc. Conducir luego de beber alcohol, hace que el conductor además de arriesgado, tenga reacciones lentas, lo que puede provocar choques, atropellos, accidentes. Dormir ebrio (en niveles extremos, en estado incluso de inconsciencia) puede significar ahogarse con su propio vómito o tener cero reacciones frente a un incendio, terremoto, o una emergencia donde se requiere de su participación.
El informe recientemente elaborado por Conaset, indica adicionalmente que entre 2016 y 2020, 3.141 jóvenes participaron en siniestros de tránsito en estas fechas, de los cuales 34 fallecieron, lo que representa al 23,4% del total de víctimas fatales en dicho periodo. Además, 1.364 resultaron con lesiones de diversa consideración (35,6%), estableciendo que estas fiestas de 18 de septiembre y vacaciones producto del feriado son de riesgo y exigen un espacial cuidado también en los jóvenes.
Cortar la carne, no es juego. Se requieren cuchillos adecuados, colocación de las manos en posición defensiva, para corte de riesgo, o simplemente el uso de un guante de seguridad fabricado de malla metálica. Para evitarse ese problema es preferible pedirle al  carnicero el corte deseado.
El hacer fuego en una parrilla es un arte, pero el uso de “acelerantes” para mejorar la llama, como gasolina, aceite, querosene, cera, petróleo, pueden provocar un flamazo, que puede quemar al parrillero, su entorno, la ropa, el cortinaje, incluso todo el combustible que rodee la parrilla (papel, carbón, bidón de acelerante) y transformar la fiesta en un incendio. Así mismo el uso del secador de pelo o ventilador crea un lanza llama inesperado, por aumento del oxígeno en la combustión; el contacto del fuego con la ropa sintética de los observadores que muchas veces son niños, también puede ser un episodio de emergencia.
Conexiones eléctricas artesanales, para alumbrar patios o extensiones, fuera de la construcción oficial, conexiones con cables “vivos” (sin protección y con energía), pueden provocar una electrocución; recalentamiento de línea, por un alto consumo, puede provocar un incendio, el uso de focos potentes de iluminación en contacto con guirnaldas y cortinajes también pueden producir incendios.
El COVID-19 presente en estas fiestas nos exige redoblar cuidados con la distancia física, a los menos dos metros de distancia entre invitado e invitado si está sin mascarilla, con especial cuidado con la gente de tercera edad o que tengan preexistencias. Uso mascarillas si no está comiendo o bebiendo, prepare una mesa con distancia física, conserve su vaso, sus utensilios, no mezcle elementos, cada cual con su servicio, plato, vaso. Las ensaladas en el plato nadie sacando ensalada y carne con el servicio que ha llevado a su boca. Cada dos horas un lavado de manos, no lleve sus manos a la cara, cuidado con los estornudos, con los cantantes improvisados, o las conversaciones sin guardar las medidas de seguridad, limpie baños después de cada uso,  “recuerde a mayor exposición mayor riesgo de contagio”, privilegie espacios abiertos. Estas fiestas patrias con cuidado especial y con cuidados COVID-19 de seguro serán mejores.

Nota: fotos referenciales.

Este articulo ha sido publicado parcialmente o de forma total por https://opinion.cooperativa.cl/opinion/salud/fiestas-patrias-con-cuidado-especial-y-precaucion-del-covid-19/2021-09-10/102744.html
 

Ver comentarios

La única forma de vencer al covid-19 es que la tarea sea liderada por mujeres

Por Luis Carrasco Garrido

América Latina es una región expuesta al riesgo de desastres. Chile por su parte es un laboratorio de emergencias que hace que nuestro país esté siempre frente a una emergencia de carácter catastrófico. Las características geográficas unidas a un alto grado de vulnerabilidad y a los efectos adversos producidos por el actual cambio climático, sitúan a los países americanos en un alto riesgo de impacto por desastres.

En ese contexto de vulnerabilidad son las mujeres las que responden y enfrentan estos desafíos desde los ángulos más frágiles y difíciles. Las mujeres son las que lideran la acción de supervivencia y resiliencia de la familia ante riesgos de desastres y el cambio climático y son quienes mejor aquilatan esta experiencia. En una emergencia, mujeres y hombres no tienen las mismas vulnerabilidades, las mismas prioridades y tampoco las mismas capacidades de recuperación y por tanto una crisis no les llega, ni les impacta de la misma manera. La cultura, el sexo, la edad, la etnia, la clase social, la religión, la identidad sexual, y mucho más, condiciona el actuar y el escenario en donde se ubican las mujeres.

En esta pandemia que vive el mundo entero y que precisamente Chile vive de forma vertiginosa, donde las políticas públicas no son tan claras y las medidas a simple vista son cambiantes y contradictorias. El covid-19 puede ser vencido si somos capaces de establecer un sistema de medidas que conversen unas con otras y que nos ayuden a convivir o vivir con el riesgo.

Pensando que gran parte de la contaminación se está produciendo en el contacto estrecho, en hogares donde la construcción tiene precariedades y tiene una cantidad de metros que podría adjetivar como indignos. No se entiende como no se avanza en políticas agresivas que consideren fuertemente al hogar, donde se de paso a políticas lúcidas para avanzar con prácticas seguras y adecuadas para la gente. Por lo menos hasta hoy no se conocen o existen programas agresivos de enseñanza e información donde sean liderados por la mujer. Quien generalmente le da sentido al núcleo constituido por la familia, quien dirige y establece los alcances con gran valentía y destreza, quien tutela de gran forma a hijos, hermanos, padres y familiares. Un trabajo que sabemos de él, siempre presente pero nunca reconocido.

Las mujeres son las que por años son jefas de hogar independiente que pudieran estar desempeñándose en otro trabajo, su capacidad y fortaleza les ha permitido desempeñarse profesionalmente y llevar a cabo la dirección de la familia.

Existe un convencimiento que para tener logros frente al covid-19 se debe tener un cambio de conducta generalizado y no consiste solamente en tener vacunas, consiste en vivir con el riesgo de forma adecuada, en donde cada uno de nosotros y nosotras asuma su responsabilidad y desarrolle su vida de forma madura y responsable considerando las nuevas realidades, y no cabe duda que esa misión tan compleja desde las célula básica llamada familia le corresponde por sus características y posibilidad de liderar por inteligencia, sensibilidad y capacidades múltiples a la mujer.

Este artículo fue publicado de forma parcial o total por Biobiochile y El Mostrador diario digital https://www.biobiochile.cl/noticias/opinion/tu-voz/2021/08/05/la-unica-forma-de-vencer-al-covid-19-es-que-la-tarea-sea-liderada-por-mujeres.shtml https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/08/07/la-unica-forma-de-vencer-al-covid-19-es-que-la-tarea-sea-liderada-por-mujeres/

Nota: Las fotos son referenciales.

Ver comentarios

Fact Checking: ¿Personal médico no vacunado usa uniforme de otro color que los vacunados? ¿En Australia han muerto más personas por la vacuna que por el Covid-19? por Carlos Montes 

   

Personal médico no vacunado utiliza ropa de otro color que los vacunados.
Un rumor muy difundido en redes sociales asegura que algunos hospitales en Francia diferencian a los profesionales de la salud vacunados contra Covid-19, de los que aún no han recibido la inyección con uniformes de diferentes colores.
“¡En los hospitales públicos, los cuidadores deben usar trajes de diferentes colores para identificar vacunados y no vacunados! ¿A dónde vamos?”, afirman en Facebook.


Tenemos testimonios de discriminación que son espantosos, “hay presiones y amenazas espantosas “, añade la publicación.
Pero se trata de una afirmación falsa. Céline Durosay, secretaria nacional del sindicato Coordinación Nacional de Enfermería (CNI) de ese país, aclaró que no ha tenido “ninguna retroalimentación en ese sentido, y el personal no lo toleraría, ni siquiera veo cómo esto sería posible desde un punto de vista práctico”.
Luis Carrasco, académico de la Universidad Tecnológica Metropolitana, señala que en general lo que se puede apreciar en los hospitales, centros de salud, centros de urgencia y atención primaria, “es que el personal de salud entiende que está en la primera línea y es una obligación y condición irrenunciable vacunarse, y adicionalmente tener todo tipo de protección que permita no contaminarse, no enfermarse y preservar la vida”.
Carrasco establece que diferenciarse entre unos y otros a través de la vestimenta sobre su vacunación no tiene sentido con respecto a la necesidad profesional que lo exige de facto. “Vestirse diferente no tiene sentido, como no tendría sentido tener a un funcionario a dos años de la existencia del Covid-19 sin vacuna. Por cuanto en la lista de protección, el personal de salud estaba considerado primero en la lista”.
Si bien, en los hospitales públicos por mucho tiempo, se diferenció por colores a los médicos, a las enfermeras, técnicos, auxiliares, nutricionistas, etc., “hoy todos visten de diferentes colores e incluso algunos compran su vestuario cumpliendo con las exigencias técnicas internas, y aquellos que no pueden reciben del servicio vestimenta de un solo color. En la práctica hoy es difícil reconocer especialidades por colores, y en ningún caso colores diferencian la vacunación”, agrega Carrasco.
En Australia han muerto más personas por la vacuna que por el Covid-19
Usuarios en redes sociales compartieron la captura de pantalla de un artículo que afirmaba que en Australia mueren más personas “por las vacunas que por el coronavirus”, pero esto es falso.
Según la agencia australiana de salud Therapeutic Goods Administration (TGA), han ocurrido 318 decesos entre personas vacunadas, y solo dos “parecen” estar vinculadas a la vacuna AstraZeneca. Los fallecimientos son de dos mujeres de 52 y 48 años que desarrollaron unos extraños coágulos sanguíneos tras recibir la inyección.
El país a la fecha acumula 33.732 casos positivos y 923 muertes por coronavirus.
Javier Tinoco, infectólogo de Clínica Universidad de Los Andes, también considera que es falso, “las personas que han sido vacunadas por Covid-19 y han fallecido, lo han hecho por causas diferentes, como factores preexistentes o condiciones crónicas”.
Roberto Olivares, jefe de Infectología de Clínica Dávila, establece que los beneficios de vacunarse contra el Covid-19 superan con creces “los potenciales riesgos de los infrecuentes efectos adversos descritos para las vacunas, y están suficientemente avalados hasta ahora por la evidencia científica”.
Un análisis más correcto, con respecto al número de fallecidos, considerando el grupo de vacunados y no vacunados, “es que claramente existe una diferencia a favor del grupo de vacunados”, añade Tinoco.
Revisa todos nuestros fact cheking en este link.

Nota: Las fotos son referenciales. Este articulo pertenece a Carlos Montes quien entrevista al ing. Luis Carrasco / la tercera.com Que pasa https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/fact-checking-personal-medico-no-vacunado-usa-uniforme-de-otro-color-que-los-vacunados-en-australia-han-muerto-mas-personas-por-la-vacuna-que-por-el-covid-19/HGJFX3APQFHIJGL72O2QFPLZDI/  https://www.latercera.com/factchecking/

 

 

 

Ver comentarios

La vacuna Sinovac, la más suministrada en Chile su poder de prevención en contagios es de aproximadamente un 54 por ciento en personas que ya completaron el proceso con sus dos dosis, valor similar al 50,4 por ciento reportado por el Instituto Butantan en el estudio de eficacia de esta vacuna realizado en Brasil, información que fue clave para su aprobación en Chile por el Instituto de Salud Pública (ISP).

Los estudios indican que una dosis proporciona una protección muy baja ante contagios, que solo llegaría a un 3 por ciento. Por lo tanto, la segunda dosis adquiere una  gran importancia, debiendo seguir cada persona con cuidados estrictos hasta transcurridos al menos dos semanas desde su aplicación. Los investigadores enfatizan que no se debe olvidar que el grado de protección de contagios es de un 56 por ciento, no de un 100 por ciento; lo que indicaría que es posible contagiarse y de contagiar a otra persona.

Ante esta situación surge la duda con respecto al escenario, si realmente las vulnerabilidades de segundo orden son aquellas que hacen la diferencia. ¿Una casa de 44 metros cuadrados para una familia de 5 personas hace una diferencia?, pareciera que sí, porque el espacio reducido,  en época de invierno, sin ventilar hace propicia la posibilidad de  contagio. Tener casas pequeñas sin espacios adecuados y suficientes, no es culpa del coronavirus, pero si facilita el contagio familiar.

Restringir el desplazamiento, confinar a las personas y por otro lado crear formas legales para que la gente salga justificadamente, pone acento en la evaluación o seguimiento de las personas. Una persona que cumple una función estratégica y otra que necesariamente debe salir a trabajar que se debe desplazar, indica que la medida de restricción está “rota” per se, es una norma muerta, convive la restricción de desplazamiento, con autorización para el desplazamiento necesario. Un artículo de la revista The Lancet, con modelos para el Reino Unido, confirma que si la estrategia se basa solo en la vacunación, la pandemia seguirá en expansión.

La vacunación masiva comenzó cuando había un nivel de contagio muy alto, consecuencia de las cada vez más laxas medidas de contención. Nunca se logró bajar completamente la primera ola y, producto de las vacaciones, los casos se multiplicaron. Y mientras Israel mantenía las medidas de confinamiento a la par de su exitosa vacunación, Chile hizo todo lo contrario. Chile ha ido desarrollando las medidas “Paso a Paso”, las que han ido cambiando en niveles, en complejidades, donde lo que estuvo exigido en una fase, pasó a la otra, lo que ha significado cambios permanentes en la forma de aplicar o entender el método, que si bien, dado lo vertiginoso de los cambios, necesariamente exige ir acompañado de campañas de mejor compresión del mensaje y de la política pública para la gente.

La situación actual en Chile es muy grave. Estamos alcanzando un récord de casos por día que es igual o superior al de los meses más difíciles de la pandemia en 2020 en términos de hospitalizados, también hemos alcanzado una cifra que es similar a la de los meses más complicados, con niveles de ocupación de camas críticas cercanas al 100%, lo que habla de una saturación del sistema y de una situación que es extremadamente compleja en término sanitario, por cuanto quien se contagia y presenta síntomas agudos no tiene lugar de atención adecuado.

Por lo tanto, hay que vacunarse y mantener un estricto cuidado, mascarilla y uso adecuado, distancia física, lavado de manos, procesos de ventilación (lugares abiertos), evitar salidas innecesarias y si debe salir, considere que vuelve infectado a su casa, para que tome las medidas adecuadas de limpieza y prevención para no contagiar a aquellos que no salen y respetan el confinamiento.

 

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Articulo publicado de forma parcial o total por bb.com y elmostardor cl https://www.biobiochile.cl/noticias/opinion/tu-voz/2021/06/10/las-vacunas-contra-el-coronavirus-sirven-para-la-prevencion-de-los-contagios.shtml 

https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/06/13/vacunas-contra-el-coronavirus-sirven-para-la-prevencion-de-contagios/

Ver comentarios

Las últimas cifras de la encuesta entregadas por Cadem, un 57% de los chilenos cree que la principal causa del aumento de contagios por Covid-19 se debe a que la gente no respeta las medidas sanitarias impuestas por la autoridad como el distanciamiento social, el uso de mascarillas, la imposición de cuarentenas y los toques de queda[1].

¿Cómo medidas tan simples, son tan difíciles de cumplir? Es así como el COVID-19 se transforma en una pesadilla nunca vista. Tal vez porque nos hemos formado en una sociedad basada en el individualismo y la ausencia de cooperación; la única forma de enfrentar esta pandemia es con sentido de cooperación, con educación, con responsabilidad, con disciplina.

Por cierto, colócate una mascarilla adecuada, guarda una distancia física de dos metros, lávate las manos de forma sistemática o cada vez que toques una superficie.

¿Por qué hacer algo bien si lo puedes hacer mal? Suena ilógico, nos parece irracional, pero es así.

El coronavirus no nos sale a buscar, el COVID-19 se desarrolla en la medida que nosotros no respetamos el cuidado personal y el de nuestro entorno.

Un elemento tan simple como una mascarilla de papel, o de género; primero es mal utilizada cuanta gente con la nariz fuera de la mascarilla, otros con una mascarilla sin ajustar, otros con una mascarilla sobre utilizada que ya no cumple con su rol. Cuantas mascarillas simplemente botadas en la vía pública, “sin ningún peso de conciencia”. Aquellas mascaras de genero fabricadas sin ninguna especificación técnica básica, sin lavar; todo eso es observable y mucho más; es una realidad que estamos viviendo; y se me quedan atrás los que simplemente por cualquier motivo los sorprendemos fuera de casa sin mascarilla. ¿Por qué? ¿Que no se entiende?

Lavarse las manos, no es simplemente tirar agua esta es una tarea importante y acuciosa: ¿Se toca los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar? ¿Prepara o consume alimentos o bebidas con las manos sin lavar? ¿Toca una superficie o un objeto contaminado y no se lava las manos? Antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca. Debe lavarse las manos.

¿Es tan difícil quedarse en casa? y solo tener salidas estrictamente necesarias. ¿Es difícil planificar nuestras necesidades de compra? Pareciera que es más fácil comprar en la medida que falte, como antes.

Todo parece indicar que el individualismo requiere de la vacuna no para superar una Pandemia, sino para evitar usar una mascarilla, evitar lavarnos las manos y seguir con una comodidad que no da cuenta de nuestro rol real en la comunidad y en el planeta de hoy.

 

[1] https://www.latercera.com/paula/noticia/por-que-nos-cuesta-tanto-respetar-las-reglas/745FZTVKH5EFJEO5ZGJSD76GDY/ mayo2020

Este articulo fue publicado en forma total o parcial durante el mes de enero de 2021 por: La Estrella de Iquique, Diario Chañarcillo, El Rancagüino, el Heraldo Austral, El Mercurio e Valparaíso, El Pingüino, Diario Austral de Valdivia.

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM

Experto en Gestión del Riesgo y Educaciónluis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Ver comentarios

                                                                                                      

La tendencia  en fiestas de navidad y año nuevo es comer en exceso, o mezclar alimentos incompatibles, a tal punto, de provocar problemas estomacales o gastrointestinales. De la misma forma, al consumir productos que han perdido su cadena frío y que muchas veces están en descomposición, y nos llevan a cuadros agudos de intoxicación; este tema pasa  a ser más complejo si debemos concurrir de urgencia a la asistencia pública considerando lo atestado de los servicios médicos y la condición de pandemia que afecta al país.

Si de comer se refiere, por ejemplo, conversar, beber, con trozos muy grandes de carne en la boca,  no masticar y tragar, es probable que nos encontremos con un episodio de atragantamiento repentino, lo que produce generalmente una  obstrucción accidental de las vías respiratorias, que puede llegar a provocar la asfixia del sujeto afectado, ante eso, para lo cual se requiere aplicar la maniobra de Heimlich, como solución práctica.

El consumo de licor, de bebidas alcohólicas en exceso, llevan a realizar acciones temerarias, poco precisas, torpes que pueden provocar  caídas del mismo nivel, a diferente nivel, manejo imperfecto del fuego, de cuchillos, martillos, serruchos, herramientas en general, cierre de puertas, caminar por la calle, etc.

Conducir luego de beber alcohol, hace que el conductor además de temerario, tenga reacciones lentas, lo que puede provocar choques, atropellos, una tragedia.

Dormir ebrio (en niveles severos, en estado Blackout) puede significar ahogarse con su propio vómito o tener cero reacciones, frente a un incendio, terremoto, o una emergencia donde se requiere de su participación.

Cortar la carne, no es un juego. Se requieren cuchillos adecuados, colocación de las manos en posición defensiva, para corte de riesgo, o simplemente el uso de un guante de seguridad fabricado de malla metálica. Para evitarnos eso, pídale a la carnicería o centro carnicero el corte que usted desea y no experimente una acción que puede tener consecuencias graves.

El hacer fuego en una parrilla es un arte, pero, ¡cuidado!, el uso de “acelerantes” para mejorar la llama, gasolina, aceite, querosene, cera, petróleo, puede provocar una explosión o una inflamación violenta; un flamazo, que puede quemar al parrillero, su entorno, la ropa, el cortinaje, incluso todo el combustible que rodee la parrilla (papel, carbón, bidón de acelerante). Así mismo el uso del secador de pelo o ventilador crea un lanza llama inesperado, por aumento del oxígeno en la combustión; el contacto del fuego con la ropa sintética de los observadores que muchas veces son niños, también puede ser un episodio inesperado.

El uso de parrillas de gas, sin verificar mangueras, abrazaderas, fugas,  o parrillas eléctricas que no tienen llama, al dejarlas conectadas propician quemaduras en inexpertos o curiosos.

Conexiones eléctricas artesanales, para alumbrar patios o extensiones, fuera de la construcción madre, conexiones con cables “vivos” (sin protección y con energía), que pueden provocar una electrocución; recalentamiento de línea, por un alto consumo, puede provocar un incendio, el uso de focos potentes de iluminación en contacto con guirnaldas y cortinajes también pueden producir incendios.

Recuerde el uso de fuegos de artificio por personas naturales está prohibido, la principal característica es que son ingobernables y generalmente queman a terceros y mayoritariamente niños.

El invitado en estas fiestas COVID -19

Las reuniones deben ser en espacios exteriores, los participantes deben llevar mascarillas y mantener la distancia física. En espacios interiores, limitar el tamaño del grupo y  con la mayor ventilación posible para reducir el riesgo de exposición. Marque su vaso y posición, con porciones de comida entregadas desde la cocina, que nadie saque ensaladas o raciones mezclando servicios, platos, etc.

Lavarse las manos constantemente, utilice elementos de limpieza para baños y superficies en uso, cada cierto intervalo de tiempo.

Utilice mascarillas y practique la distancia física con amigos y familia, esto ayuda significativamente para evitar contagiarse de coronavirus.

En estas fiestas no improvise, planifique sus fiestas de forma segura.

En estas fiestas no improvise, planifique sus fiestas de forma segura.

http://portal.nexnews.cl/showN?valor=fb6uu La Estrella de Iquique 24.12.20 “Prevención de riesgos para fiestas de fin de año en tiempos de pandemia” Luis Carrasco

http://portal.nexnews.cl/showN?valor=fbf7m La Prensa El Diario de la Región del Maule 25.12.20 “Prevención de riesgos para Fiestas de Navidad y Año Nuevo en tiempos de pandemia” Luis Carrasco

http://portal.nexnews.cl/showN?valor=fbh3i La Crónica de Chillan 26.12.20 “Año Nuevo en tiempos de pandemia” Luis Carrasco

http://portal.nexnews.cl/showN?valor=fbphy Diario Austral Región de los Ríos 28.12.20 “PREVENCIÓN PARA FIESTAS” Luis Carrasco

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educación  luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Ver comentarios

En tiempos de emergencia sanitaria, la seguridad y la salud laboral debe tener la máxima prioridad porque el punto central es que el COVID - 19 afecta “la salud relativa del individuo”, lo  que puede derivar en la muerte. Debemos acostumbrarnos a la idea que el lugar de trabajo ya no será el mismo y que será en este escenario donde se libre una batalla decisiva contra la pandemia. Esto significa que: “cualesquiera que sean las acciones y recomendaciones alcanzadas hoy, pueden no ser válidas mañana”.  La pandemia global continúa expandiéndose y cada país y territorio está viviendo su propia experiencia en un momento diferente del proceso, lo que recomienda ver las experiencias mundiales como información referencial, para la toma de decisiones que se deberá realizar caso a caso, en escenarios locales similares.

Para facilitar esta transición paulatina a la vuelta a la normalidad, teniendo aun presente el  riesgo del COVID-19, cabe considerar la posibilidad de reanudar gradualmente las actividades, privilegiando el tele-trabajo y solo volver con trabajos que la presencialidad sea imprescindible. En ese escenario la exposición y el hacinamiento son los factores que se pueden regular o modificar con una planificación adecuada, lo que se traduce que a menor exposición y menor hacinamiento,  menor riesgo, otro elemento importante es “la higiene personal que depende del auto-cuidado”.

La higiene personal

El lavado de manos: la higiene de las manos es extremadamente importante en la prevención de la propagación del virus de la COVID-19. Para eso es imprescindible que los trabajadores tengan a su disposición instalaciones con lavatorios suficientes para lavarse las manos, con agua, jabón, toallas desechables, etc.

Lavarse adecuadamente las manos (20 segundos) y con frecuencia; especialmente al llegar al trabajo, después de ir al baño, después de sonarse la nariz, toser o estornudar y antes de almorzar.

Colocar carteles y señales que promuevan el correcto lavado de manos.

Allí donde no sea posible lavarse las manos con agua y jabón, se debe facilitar geles desinfectantes para manos a base de alcohol (con una concentración de un 60%-80% de alcohol).

Instruir a los trabajadores para que eviten el contacto con objetos o superficies que hayan sido utilizadas o tocadas por otras personas (por ejemplo, los tiradores de las puertas) y para que se laven las manos después del contacto con dichas superficies u objetos.

La higiene respiratoria cubrirse la boca y la nariz, con el codo flexionado o un pañuelo al toser o estornudar y desechar inmediatamente los pañuelos usados. Facilite pañuelos de papel y contenedores específicos para desecharlos (los contenedores cubiertos y de pedal son los más adecuados).

“Coloque carteles y letreros que recuerden a los trabajadores que deben evitar tocarse la nariz, los ojos o la boca”.

¿Cómo se propagan los microbios?

  1. Se toca los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  2. Prepara o consume alimentos o bebidas con las manos sin lavar.
  3. Toca una superficie o un objeto contaminado.
  4. Se suena la nariz o se cubre la nariz y la boca con las manos cuando tose o estornuda y luego le toca las manos a otra persona o toca objetos de uso común.
  5. Después de estar en un lugar público y tocar un artículo o una superficie que otras personas podrían tocar frecuentemente, como las manijas de las puertas, las mesas, los surtidores de gasolina, los carritos para las compras, las pantallas o cajeros automáticos, computadores, etc.
  6. Antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca lavarse las manos, así los microbios entran al cuerpo.

Las políticas de gestión de riesgos implementadas para abordar la pandemia de COVID-19, demuestran que pueden conducir a una transferencia de riesgo hacia aquellos que están más expuestos y vulnerables al corona virus, me refiero a personas que su trabajo necesariamente es presencial, donde el trabajador o empresa no respeta o es difícil establecer la distancia física, donde el trabajador o empresa no respeta las medidas mínimas de higiene como es LAVARSE LAS MANOS.

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl

Ver comentarios

“Estamos trabajando en los protocolos”, eso se escucha, ¿no es tarde?.

El Protocolo es el término que se emplea para denominar al conjunto de normas, reglas y pautas que sirven para guiar una conducta o acción; algo que constituye un estándar en el ámbito de la gestión, el término protocolo es equivalente al de procedimiento. ¿Es eso lo que vamos a tener una forma de ejecutar un procedimiento? o  ¿simplemente pautas y reglas generales?

Si la vuelta a la normalidad se está planteando en lugares donde la estadística se muestra estática, entiéndase bien: números favorables; sin embargo, la pandemia en el país y en el mundo no está controlada; no hay vacuna conocida, no hay acuerdo en el tratamiento de la enfermedad, incluso vuelve a escucharse la posibilidad de contagio a través del aire en lugares cerrados o donde exista recirculación del aire.

Reglas que ya conocemos e incógnitas que aparecen.

Uso de mascarilla de la conocida N95, indica que el respirador filtra al menos el 95% de las partículas que se encuentran en el aire y que tiene un uso limitado frente al COVID – 19, estas máscaras, derivaron en: “colóquese lo que tenga, mascarilla de papel, de género, un pañuelo”, etc. ¿Quién financia esto? ¿Hay stock suficiente? o ¿volveremos a vivir el síndrome de chaleco amarillo?

Distancia física 1.5m o 1.8m, distancia física entre persona y persona, esto no hay que mencionarlo hay que implementarlo; ¿qué pasa con los trabajadores y estudiantes que se mueven? ¿Qué pasa cuando las instalaciones físicas no dan el metraje versus la cantidad de personas que hay que recibir? ¿Bastará sólo con la regla?

Lavado de manos cada dos horas. ¿Existen los lavaderos, suficientes las dotaciones de jabón, dispensadores de alcohol gel, para implementar este desfile de lavados?

Un sistema de limpieza adecuado. Cuando hablamos de un sistema de limpieza ad hoc, estamos hablando de verdaderas brigadas entrenadas, con trajes adecuados, que usaran elementos especiales como cloro (hipoclorito de sodio), amonio cuaternario, detergentes industriales, con maquinaria especial o industrial, bajo un control exhaustivo, que limpiará superficies como nunca se había hecho, cada cierta cantidad de horas.

Solo quisiera agregar cosas que son obvias, pero como obvias que son, se olvidan: el uso de baños, casinos, lugares para comer, lugares donde habrá contacto con superficies metálicas o plásticas, recintos sin ventilación o recirculación del aire, recintos y contactos con personas ajenas a la institución de origen. ¿Eso lo consideraran los protocolos?

¿Cómo se solucionara el uso de transporte sin distanciamiento físico y aglomeraciones en horas punta?

Detrás de estas decisiones apresuradas, hay un diagnóstico real, el virus COVID-19 no está controlado, los protocolos no pasan de ser recomendaciones que ya las tenemos, pero que requieren ser implementadas caso a caso, con un control exhaustivo, de lo contrario será un costo altísimo: volver atrás en las decisiones, y pagar el costo de más gente enferma, o de la muerte de personas.

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl

Ver comentarios

Frente a un escenario cambiante e inseguro, la principal preocupación para todos debe ser la salud, la vida humana. Sin embargo, el deseo de normalidad, de terminar con la cuarentena, con las restricciones, nos hace olvidar que el COVID-19 es un virus altamente contagioso y que puede provocar la muerte. Al no tener una vacuna para combatir el virus, y al no tener un tratamiento que permita asegurar la vida, esto se traduce en un panorama incierto en los resultados y en el tiempo que estemos sometidos a esta enfermedad.

Tal como se proyecta el desarrollo de esta pandemia, supone que en lugares geográficos abiertos donde se ha perdido la trazabilidad, y el control de la expansión del virus, como es caso de la Región Metropolitana y otras ciudades de Chile, la vuelta a la normalidad será aún más difícil, aun cuando la curva de contaminación sea aplanada, porque bastará que uno o un porcentaje bajo de personas contaminadas con COVID-19, para que el número de personas enfermas aumente vertiginosamente aun existiendo la ansiada vacuna, que no llega.

De tal modo, que es del todo posible que cuando tengamos cifras felices (las que la autoridad establezca, como cifras adecuadas), el gobierno empuje a la normalidad, como ha sucedido en muchos países con atisbos de normalidad y deseos de mejorar índices económicos y encuestas desfavorables.

Pues, uno de los puntos de atención, cuando abracemos la ansiada normalidad, serán los colegios, y todas las instituciones de educación; desde la educación pre básica a la educación superior. Serán lugares necesarios no sólo por lo que entregan o forman, sino además porque son soporte para el ordenamiento de la familia, mientras los padres trabajan.

“El deseo hace hermoso lo feo”.

Como dice el refrán: “el deseo hace hermoso lo feo”. Las acciones que se han visto y se recomiendan muestran más deseo que resultado. La vuelta a clases puede ser mañana, el próximo semestre o el 2021, pero el trabajo de los posibles escenarios, “se debe realizar ahora”: ya sea en un  Escenario presencial, Semi presencial o a Distancia.

En todos estos posibles escenarios y en la articulación de ellos (incluyentes), todas formas que deberán estar en condiciones de ser aplicadas en la nueva realidad, considerando  normas estrictas de seguridad, presencialidad restringida y priorización curricular.

Las medidas y acciones para hacer frente al COVID-19 pueden parecer genéricas, pero son caso a caso, las medidas para la enseñanza pre básica, básica, media y enseñanza superior tienen similitudes pero tienen diferentes énfasis y la puesta a punto requiere de mucha gente preparada, bajo rigurosos estándares de control, con procedimientos y protocolos validados para cada realidad, “cada institución de educación será un caso especial”.

Los aspectos que debemos tratar de forma rápida y oportuna son múltiples: procedimientos, condiciones físicas de los establecimientos, sistemas de control, de aseguramiento de la calidad, sistemas de limpieza, docencia segura, capacitación, entrenamiento, etc.

 Las decisiones que ya se están tomando en relación con la apertura de las escuelas en algunos países (Alemania, China, Dinamarca, por ejemplo) muestran que es del todo impensable que en la reapertura se recuperen los horarios y las agrupaciones de estudiantes que existían anteriormente. Las restricciones relativas a la distancia física entre estudiantes se traducirán en el desdoblamiento de grupos e, inevitablemente, en la reducción del número de horas presenciales por grupo, lo que va de la mano con la priorización curricular.

Este mismo tratamiento caso a caso, de los establecimientos educacionales y comunidades educativas, supone un trabajo minucioso al detalle, de lo contrario el costo de una muerte de un niño, un joven, un funcionario o un docente, deberá adjuntarse a la factura de quienes estimaron, que era más importante volver clases, que la vida humana de los que debían asistir; o de aquellos que al momento de tomar medidas, traducen todo a: distancia física, mascarilla y alcohol gel. Las mismas instrucciones genéricas que hoy tenemos sin protocolos y controles estrictos que generan como resultado más gente contaminada y más muertos.

Para tener un regreso a clases seguro, se requerirá de la anticipación de un plan bien pensado y conocido por la comunidad, del trabajo serio de estamentos a cargo de la educación y  de las comunidades educativas, trabajo que debe ser apoyado con especialistas en gestión del riesgo de forma prolija;  porque no existe margen de error, de lo contrario viviremos un escenario de contradicciones y de vueltas atrás, con costos altísimos como sería perder una vida por querer la normalidad.

https://www.eldinamo.cl/…/regreso-a-clases-seguro-una-deci…/

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educaciónluis.carrasco@utem.cl

Ver comentarios

Top

Alojado por Overblog