Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Apuntes del Profesor Luis Carrasco-Garrido

“Inundaciones, olas de calor, el Cambio Climático ataca” Chile no está libre de lo que viene

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Más de 200 personas han muerto y cientos permanecen desaparecidas como consecuencia de las graves inundaciones en Alemania y Bélgica. No son pocos los alemanes que comparan la magnitud de la devastación actual con lo que sufrió el país en la Segunda Guerra Mundial. Tras las impactantes noticias, la canciller Ángela Merkel ha pedido emprender una batalla contra el cambio climático.

En temas de Gestión del Riesgo y Cambio Climático esto no es nuevo, emergencias catastróficas, para las cuales no obstante, el avance tecnológico y el conocimiento desarrollado, nos vuelven a impactar fuertemente con grandes pérdidas.

Los científicos, las universidades han condenado a los políticos por no proteger a sus ciudadanos de los fenómenos meteorológicos extremos, como son las inundaciones en el norte de Europa y las olas de calor en Estados Unidos. El cambio climático inducido por el hombre, las lluvias intensas y las olas de calor conformando cuadros de destrucción y muerte cada vez serán más usuales. La constante de pobreza-riesgo ya no es tan clara por cuanto hoy estamos hablando de Estados Unidos, de Alemania y de Bélgica países fuertes estructuralmente, con tecnología, con conocimiento, con marcos legales robustos y con finanzas para una gobernanza sana, sin embargo son países que se encuentran frente a emergencias complejas con grandes pérdidas, lo que demuestra que no están inmunes a los impactos del cambio climático y por consecuencia a los desastres.

Nuestro escenario climático es cada vez más extremo y destructivo y Chile no está exento de eso, poblaciones ubicadas en sectores de riesgo que por años han estado en tranquilidad, pueden ver interrumpido ese lapso de paz y aquellas poblaciones que nunca creyeron estar en riesgo en esta pasada puede ser diferente.

Ya existen voces cada vez más fuertes donde los científicos aseguran que los gobiernos deben comprometerse a reducir las emisiones de CO2 que propician los eventos catastróficos y llaman a prepararse para escenarios de clima extremo para los cuales no estamos acostumbrados ni preparados.

Lo que hemos visto en Alemania nos da un  aviso importante para nuestra cultura pasiva y reactiva ante los fenómenos y emergencias destructivas: “No sirve de nada que se emitan alarmas, si la población no sabe cómo comportarse en una situación de inundación y no se encuentra preparada para este tipo de catástrofes con reservas de alimentos, agua y otros productos de primera necesidad…. el desalojo de lugares tan cercanos a la cuenca de los ríos y situados en un valle …es muy difícil de desalojar en unas pocas horas...”

Diferentes niveles de organización, diferentes grados de autonomía y descentralización, sistemas de avisos muy diferente de un lugar a otro,  sirenas, avisos en radio, televisión o aplicaciones para el móvil... que por supuesto no funcionan cuando la cobertura de telefonía móvil se interrumpe como fue el caso de las lluvias torrenciales en Alemania.

¿Chile tiene un canal de televisión abierta  y de radio oficial para informar antes durante y después de la emergencia? ¿Los teléfonos celulares se han implementado para que capten señales  de radio abierta sin consumo de datos? ¿La gente está recibiendo instrucción y se está entrenando? ¿Somos capaces de evacuar una ciudad entera? ¿La familia tiene un plan de emergencia? ¿Tiene su reserva de alimentos?

Lo que hoy sucede en Alemania, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos son una muestra de lo que puede suceder en Chile para lo cual debemos estudiar y articular acciones que permitan reaccionar tempranamente y de forma adecuada para evitar pérdidas irreparables. ¡Todavía es tiempo!

Nota: Foto referencial de la BBC sobre inundación en Alemania

Este artículo ha sido publicado de forma parcial o total en el Diario Sustentable / "Hay Historias que merecen crecer" #SacandoLaVoz | Inundaciones, olas de calor, el Cambio Climático ataca: Chile no está libre de lo que vienehttps://www.diariosustentable.com/2021/07/inundaciones-olas-de-calor-el-cambio-climatico-ataca-chile-no-esta-libre-de-lo-que-viene/ Biobiochile diario digital https://www.biobiochile.cl/noticias/opinion/tu-voz/2021/07/28/las-catastrofes-provocadas-por-el-cambio-climatico-atacan-y-chile-no-esta-libre-de-lo-que-viene.shtml

 

Ver comentarios

Los Héroes también pueden morir en un incendio

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

En un reciente incendio en el sur del país,  mientras el fuego avanzaba vertiginosamente por el inmueble, se escuchaban los gritos a viva voz preguntando si había  personas al interior.

Vecinos confirmaron la presencia de un adulto mayor, ante lo cual las personas rompieron los vidrios utilizando elementos que había en el lugar, para acto seguido, ingresar al inmueble envuelto en llamas, logrando encontrar al adulto mayor, siendo rescatado con vida y sacado al exterior en forma inmediata y entregado al Samu que en ese instante arribaba al lugar.

Sin lugar a dudas un acto loable, pero también de mucho riesgo; pues este tipo de acciones si bien son destacables requieren de conocimientos básicos de cómo se mueve el fuego y cuáles son sus particularidades.

Una de las principales características que hay que tener en cuenta en un incendio es que el fuego fuera de control se mueve y avanza de forma geométrica y violenta, eso significa que un incendio a llama viva en pocos minutos puede tener un avance insospechado con un aumento de la temperatura igualmente violento. Una persona no entrenada y sin elementos de protección adecuada prácticamente a los 60 o 65 grados Celsius podría estar irremediablemente muerta, simplemente porque recibirá quemaduras en todo su cuerpo, su ropa se quemara y entrará en llamas, y finalmente no podrá respirar aire caliente por cuanto esto desbaratara sus pulmones.

Las películas en general no aportan al entendimiento y conocer cómo se desarrolla el fuego. Cuando un incendio se lleva al cine los actores siempre triunfan, cruzan entre llamas que no son iguales a las de un incendio real. Lo más probable es que en un incendio su visibilidad sea cero, le lloren los ojos y no pare de toser, su sentido de orientación y forma de reconocer, no será por el sentido de la vista sino por el tacto.

Recordemos  que todas las personas  necesitamos  oxígeno para vivir, para pensar y para movernos y en un incendio,  es posible que el oxígeno baje a tal punto,  que sufra una asfixia y si en el ambiente hay monóxido de carbono usted pueda intoxicarse, lo que no le permitirá actuar con normalidad a tal punto que no podrá pensar ni moverse, quedará bloqueado.

Finalmente, no está de más decir que a rescatar se aprende y se ensaya, no es factor del azar, así que aun cuando sea un acto heroico producto de las circunstancias, esta decisión debe considerar la seguridad del rescatador, del rescatado y su entorno, de otra forma quien salva pasa a ser un “temerario”  que puede ser parte de un problema mayor, lo que indica que un héroe también puede morir en un incendio.

Nota: La foto utilizada es solo referencial  / Este artículo fue publicado de forma parcial o total en Diario papel y digital El Heraldo Austral https://www.eha.cl/noticia/opinion/opinion-los-heroes-tambien-pueden-morir-en-un-incendio-11545  biobiochile diario digital https://www.biobiochile.cl/noticias/opinion/tu-voz/2021/07/26/los-heroes-tambien-pueden-morir-en-un-incendio.shtml

 

Ver comentarios

La Educación Superior con posibilidad de contraer el COVID-19

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

 

Frente a un panorama tan incierto como ha sido el de pandemia, surgen una serie de incógnitas y de proyecciones difusas e inciertas de cómo se presenta la Educación Superior para el futuro. De una infinidad de acreditaciones y certificaciones que se demandan hoy, que más que abrir una puerta al desarrollo, se ha trasformado en aumento de burocracia, y de restricciones para la creación, y la libertad en que se debe mover la educación, se ha transformado en marcar la ruta de lo que se cree debiera ser la Educación Superior y la Universidad.

¿La realidad que vivíamos el 2018 y 2019 será la misma para el 2021-2022 y del futuro? No lo sabemos, sin embargo, hemos tratado de desarrollar la Educación Superior en un escenario incierto de pandemia similar a la “Tercera Guerra Mundial”, como si fuera un escenario regular. UNESCO ha sido muy explícita indicando que algunas Instituciones de Educación superior no serán capaces de resolver el desafío, y lo que es más, no estarán a la altura.

En este escenario líquido a la educación se le mide con instrumentos y estándares de normalidad y de regularidad en  una realidad que no existe.

Todo esto indica que la Enseñanza Superior debe buscar una forma de adaptación, de supervivencia, tal que le permita enfrentar este escenario complejo y otros muy similares y permanentes que se producirán en el futuro. Por otro lado si ha habido concesiones que son del todo justas para enfrentar el 2020 y el 2021, la educación no puede vivir de concesiones permanentes, simplemente porque sus estudiantes serán profesionales con exigencias reales.

El modo a distancia, on-line o digital, llegó para quedarse pero requiere de una adaptación de planes, programas, en la forma y las metodologías que cada académico deberá aplicar, con plataformas, conexiones y tecnología “ad hoc”.

Los cursos, las asignaturas serán desarrolladas con metodologías digitales, acordes a los actuales desafíos, lo que indica una preparación de profesores y reconversión de otros; con estudiantes  comprometidos en el cambio de la digitalización, cambio que requiere de estudiantes conscientes  que ayuden a construir y a formarse en aulas virtuales, con compromisos éticos fuertes, en tiempos virtuales (diferentes a los presenciales), medidos desde los resultados.

El sistema digital actual no resiste cámaras apagadas, estudiantes ausentes o estudiantes en la oscuridad del anonimato como quien ve televisión. Esta nueva forma exige estudiantes  proactivos /as que desarrollen tareas, trabajos, investigaciones desde la NO Universidad física, (desde la nueva Universidad Virtual, la casa, el trabajo, etc.). Requiere de estudiantes con un nivel de abstracción que les permita resolver problemas y diseñar soluciones, donde los estudiantes  busquen con interés que el profesor los certifique en su competencia o conocimiento, haciendo un verdadero equipo de trabajo. Equipo que debe reunirse sin restricciones para ver el problema y discutirlo de diferentes perspectivas, teniendo claro cuál es el objetivo de educación de excelencia.

La presencialidad deberá estructurarse bajo estándares de estricta seguridad para plantearse desde aquella esfera de lo necesario, de lo irrenunciable; donde las actividades presenciales conversen con un sistema híbrido de compromiso igualmente fuerte cuando es a distancia. Buscando la inclusión de aquellos o aquellas estudiantes donde el esfuerzo será similar o superior a cuando el modelo era cara a cara.

Si no fuéramos capaces de eso de seguro la Educación Superior estará en la lista de aquellos que enfermaron por COVID-19 y que lamentablemente no fueron capaces de recuperarse, mientras vivían en un escenario de crisis.

Este artículo fue publicado de forma parcial o total en los siguientes medios:  El Heraldo Austral , El Rancagüino y El Pingüino

https://www.eha.cl/noticia/opinion/opinion-la-educacion-superior-con-posibilidad-de-contraer-el-covid-19-11478

https://www.elrancaguino.cl/2021/07/10/la-educacion-superior-con-posibilidad-de-contraer-el-covid-19/

https://elpinguino.com/noticia/2021/07/09/la-educacion-superior-con-posibilidad-de-contraer-el-covid-19

 

 

Ver comentarios

Ing. Luis Carrasco Garrido
Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM
Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Una joven murió por intoxicación por calefacción, la situación quedó al descubierto por cuanto se encontró a una mujer muerta y a su mamá intoxicada, ambas mujeres se calefaccionaban en el interior de su casa con un brasero en el segundo piso de la vivienda.

Toda combustión de llama genera monóxido de carbono, no existe combustión sana o inocua, la gente inhala monóxido de carbono y se intoxica. En el último tiempo, debido a las bajas temperaturas, se hace necesario la utilización de estufas y diversas formas de calefacción, sin tener el debido cuidado en el uso. Generalmente el riesgo es la mala combustión y acumulación de monóxido de carbono que es producido por una combustión incompleta de madera, el carbón a leña, el carbón mineral, el gasoil, el kerosene, la gasolina, el butano, el propano, el gas natural y otros.

Estamos hablando del monóxido de carbono, un gas sin olor, incoloro, insípido, no irritante y tóxico, difícil de detectar. No tiene propiedades indicadoras que permitan su reconocimiento, por eso es prácticamente imposible que una persona lo pueda reconocer, este gas además, es ligeramente más liviano que el aire. Es un gas producto de la combustión, que encontramos normalmente en el tubo de escape de un automóvil y en la combustión de la cocina, estufas, calefones, chimeneas, braseros, etc. También, lo puede producir una estufa a leña, a gas o a keroseno. Una medida preventiva básica es evitar la acumulación de monóxido de carbono, para tal efecto, es recomendable leer los prospectos técnicos que indican la cantidad de horas continuas de encendido de los aparatos a combustión, y lo fundamental es ventilar, no dormir con calefacción encendida, evitar “el encierro calefaccionado” con llama, con combustión en desarrollo.

Las características del monóxido de carbono tienen que ver con que es tóxico. Es 300 veces más compatible que el oxígeno respecto a la hemoglobina de la sangre del ser humano. La hemoglobina es un compuesto que cumple la función de llevar al oxígeno captado en los pulmones a los tejidos del organismo. Esta mayor afinidad le permite formar fácilmente en la sangre la carbo-hemoglobina, que capta el oxígeno del aire, pero no lo entrega en los tejidos, lo que produce una intoxicación general del organismo. En ausencia de instrumentos, sólo se puede detectar por los síntomas que produce en los seres vivos.

Asimismo, entre algunos de los síntomas de Intoxicación con CO Monóxido de Carbono en el ambiente, por ejemplo: 70 partes/millón, provoca respiración corta bajo ejercicio vigoroso, posible sensación de sienes tirantes. 120 partes/millón, respiración corta bajo ejercicio moderado, dolor de cabeza con palpitaciones. 220 partes/millón, evidente dolor de cabeza, irritabilidad, fatiga, mareos, perturbaciones en el juicio. 350-520 partes/millón, confusión, desmayo. 800-1200 partes/millón, inconsciencia, convulsiones intermitentes, fallas respiratorias, muerte por exposición prolongada. Y 1905, muerte.

Fuentes de CO Monóxido de Carbono en el Hogar: Calefones; Calentadores a gas (de cañería, natural, licuado o catalítico); Estufas a parafina; Chimeneas, Braseros, parrillas (carbón, leña), otros. Recuerde ventile los espacios cerrados, evite tener encendido aparatos y fuentes de calor a llama todo el día, no trabaje, ni realice su vida diaria junto a la calefacción respirando sus gases como si fuera aire limpio.

Artículo publicado de forma parcial o tal en el Mostrador 03.07.21 https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/07/03/los-riesgos-de-intoxicacion-por-calefaccion/

 

Ver comentarios

Cuidados esenciales

Innovaciones tecnológicas para la prevención del COVID-19

Aunque todavía queda mucho por conocer sobre el Coronavirus, ya existen distintos protocolos que apuntan a garantizar espacios laborales seguros para actividades presenciales. Por su parte, las innovaciones tecnológicas apuntan a facilitar procesos en sectores donde los trabajadores pueden estar más expuestos.

A 15 meses del arribo de la pandemia del COVID-19 a Chile, son varios los aprendizajes en torno a las medidas fundamentales que deben implementarse en espacios cerrados al momento de intentar el retorno semi-presencial o presencial al trabajo. Esto, gracias a las investigaciones que se llevan a cabo a nivel mundial para intentar mitigar el contagio de este virus.

"De acuerdo a los últimos datos que se poseen, que siempre son cambiantes y dinámicos, la información ha demostrado que ciertas variables son constantes, lo que permite tomar ciertas decisiones, con un sustento bastante firme", explica Luis Carrasco Garrido, académico del Departamento de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM).

En esta línea, una de las preocupaciones iniciales de la pandemia, relacionada con la posibilidad de contagio por superficie, hoy puede manejarse adecuadamente según cada espacio laboral. "La estadística y la experiencia han demostrado que es ínfimo su impacto, salvo que una gotícula sea tomada por las manos y llevadas a la boca, nariz u ojos. La posibilidad de contaminación es bajísima", agrega Carrasco. Pero esto no significa que puedan relajarse las medidas: "La mascarilla en sectores contaminados, o potencialmente contaminados, es vital".

En el Protocolo de Actuación en Lugares de Trabajo — COVID-19, parte del Plan Paso a Paso implementado por el Gobierno de Chile, se recomienda la limpieza y desinfección, al menos una vez al día, de "todos los espacios, superficies y elementos expuestos al flujo de personas, ya sea de trabajadores o clientes, y proceder a la limpieza y desinfección antes de reanudar la actividad". Este proceso, además, debe realizarse conforme establece el Protocolo de Limpieza y Desinfección de Ambientes — COVID-19 del Ministerio de Salud.

"Los espacios de trabajo con sistemas de limpieza en períodos seguidos y más constantes permiten mejorar la condición en una jornada de seis u ocho horas", explica Carrasco. Frente a los distintos formatos que pueden implementarse, y que en los primeros meses de la pandemia tuvo como protagonista al amonio cuaternario, el especialista destaca las limpiezas con alcohol pulverizado de alta concentración: "Cada dos o tres horas, es un sistema exigente de limpieza, con buen resultado".

Novedades

"Hoy nos encontramos en uno de los momentos más álgidos de la curva de contagios de COVID-19 en Chile. Y cuando recientemente se comienzan a publicar los primeros estudios sobre la efectividad del proceso de inoculación en nuestro país, nos comenzamos a cuestionar la factibilidad de retornar a los espacios tradicionales de trabajo y las medidas de seguridad que debemos adoptar para un retorno seguro", complementa René Castillo Ibaceta, académico de la Facultad de Diseño Digital e Industrias Creativas de la Universidad San Sebastián (USS).



Frente a este desafío, se han desarrollado nuevas tecnologías que buscan reforzar las medidas de seguridad en espacios de trabajo, especialmente en sectores productivos que manejan un flujo importante de colaboradores, como ocurre en la minería o donde el contacto entre trabajador y cliente es uno de los principales problemas a resolver.

"La División Salvador de Codelco ha implementado el uso de pulseras inteligentes Co-Wach para sus trabajadores, la cual permite la trazabilidad de los casos sospechosos. Este dispositivo electrónico permite la medición constante de temperatura y posicionamiento, la cual entrega información y se comunica con otras pulseras a través de bluetooth. Esta tecnología permite conocer los contactos estrechos que ha mantenido el trabajador que presente alguna sospecha de COVID-19. Lo que incluye síntomas o contacto estrecho con personas contagiadas", ilustra Castillo.

Otra innovación tecnológica que destaca el académico es la biometría facial: "Es una tecnología de reconocimiento facial que permite verificar la identidad de las personas usando inteligencia artificial sin necesidad de contacto físico. Lo que reduce el contacto de los trabajadores con superficies que puedan estar contaminadas. O el uso de tecnología contactless donde el rostro de la persona es suficiente para retirar dinero de un cajero automático, realizar trámites o pagar tu cuenta en el supermercado".

Se trata de ir un paso más allá, para complementar así las medidas básicas de cuidados que incluyen lavado/desinfección frecuente de manos, distanciamiento social, uso correcto de mascarilla y ventilación de espacios de trabajo.

Este último aspecto ha estado también en constante discusión, especialmente en oficinas que cuentan con sistema de aire acondicionado. "Referente a los lugares de trabajo, el sistema de reciclaje de aire o aire acondicionado no es el más adecuado", explica Carrasco.

Para el académico de la UTEM, es mejor optar por: "Oficinas con ventilación natural o sectores amplios como galpones, casinos con distanciamiento y ventilación cruzada puede ser la solución. O lugares que se alterne el trabajo con ventilación, sobre todo si la condición climática es más extrema".

Medidas, que en toda caso, deben pensarse siempre como parte de una estrategia en capas, donde si falla una, entra en acción la siguiente. "El uso correcto de la mascarilla, mascarilla adecuada y la disciplina de uso seguirá siendo una exigencia ineludible; el lavado de manos cada hora, dispensadores de alcohol gel que así lo permitan, distanciamiento entre personas, entre escritorios, mesas de reunión con distanciamiento, reuniones cortas, o reuniones a distancia pero dentro del espacio empresa (cada uno en su oficina o lugar de transmisión desde el PC) puede ser bastante seguro", agrega Carrasco.

La Tercera - Ediciones Especiales Sol Márquez Thomas 2021-06-20 Entrevista Técnica.

Ver comentarios

Top

Alojado por Overblog