Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Apuntes del Profesor Luis Carrasco-Garrido

Es increíble pero nos hemos acostumbrado a que choquen diariamente dos o tres buses a su capacidad máxima y mueran todos sus ocupantes. Eso sucede con el COVID-19 estamos todos tranquilos cuando mueren 100 o 140 personas diarias. Desde que se declara el 3 de marzo el primer caso positivo de COVID-19 en Chile, el número de contaminados y muertos a nivel nacional ha ido al alza. El 21 de marzo de 2020 se informó de la primera persona fallecida a causa del Coronavirus, en Chile, y ya teníamos señales claras de lo que venía era grave. Sin embargo, las medidas fueron algo confusas, flexibles, lo que puso en contradicción lo que se hacía de forma oficial y lo que se hacía informalmente. El 17 de mayo de 2021 ya son más de 28.000 las muertes aproximadamente, por COVID-19 en el país, concentradas especialmente en la Región Metropolitana, que alcanza los 15.000 muertos aproximadamente, y se suman las regiones de Valparaíso y el Biobío en este registro preocupante.

¿QUÉ ESTÁ PROHIBIDO EN MI COMUNA EN FASE 2?

  • Las reuniones en residencias particulares de más de 5 personas y cualquier evento o reunión durante el horario de toque de queda, o los sábados, domingos y festivos.
  • Las actividades con público con más asistentes que lo permitido o sin cumplir las condiciones requeridas.
  • La atención de público en restaurantes o cafés en espacios cerrados.
  • La actividad deportiva en espacios cerrados.
  • El consumo de alimentos en lugares cerrados de centros comerciales.
  • El funcionamiento de Clubes de Adultos Mayores y Centros de día de Adultos Mayores.
  • El funcionamiento de pubs, discotecas y lugares análogos.
  • El traslado a residencia no habitual y a otras regiones.

     

La experiencia e investigaciones han ido aportando mucho para enfrentar el tema del contagio por CORONAVIRUS, y queda claro que el mal uso de mascarillas o el no uso de las mismas, la falta de cambio o limpieza; la vida social sin mascarilla, aun cuando sea dentro de la casa, el comer y alternar lanzando gotículas de infección, es el punto clave, el no guardar distancias físicas, el no privilegiar recintos al aire libre harían la gran diferencia. Las superficies infectadas son un tema pero aparentemente adquieren importancia cuando la persona toma contacto, y al no lavar las manos y no tener mascarilla esta mínima posibilidad se alza como posible y crea un contagio. La inmunidad de rebaño solo se conseguirá con el 80% de la población vacunada, sin embargo, hay dos dudas razonables: el desarrollo de nuevas cepas, donde la vacuna no será el arma adecuada, y la cantidad de extranjeros del continente que no tienen ninguna posibilidad de acceder a vacunas, podrían entrar a Chile. Singularmente, aun cuando el encierro nos provoca enfermedades psicológicas por lo prolongado, evita el contagio, pero si se rompe el sello de seguridad, si hay integrantes de la familia que salen a trabajar o hacer vida social y no se cuidan, pues, en esa condición el mantenerse en casa, no servirá de nada, el virus asesino estará conviviendo en el interior del hogar y la Fase 2 será una fase engañosa.

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educación luis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Nota: este articulo fue publicado el 22.05.21 de forma total o parcial por el Mostrador: https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2021/05/22/un-paso-a-paso-y-una-fase-dos-enganosa/ ; El Rancaguino: https://www.elrancaguino.cl/2021/05/19/un-paso-a-paso-y-una-fase-dos-enganosa/

Ver comentarios

El pasado lunes 3 de mayo de 2021 en la noche, se entregó la información de  27 personas muertas y alrededor de 80 personas heridas tras derrumbarse la viga de un puente del metro de Ciudad de México. Se trata de la mayor tragedia en la ciudad desde el terremoto de 2017. Una estructura de construcción entre 2008 y 2012, inaugurada este último año, a 8 años de su uso, colapsó. Es por eso que surgen muchas interrogantes sobre estas construcciones modernas.

Es cierto que todo megaproyecto, construido como nodo crítico, y de convergencia masiva para el transporte, en Chile tiene los más altos estándares de construcción, por todo lo que significa y por la gente que debe trasladar. Metro, según lo que se indica en diciembre de 2020, “transportaba alrededor de 1.100.000 pasajeros diariamente, lo cual está muy distante de los 2.800.000 que teníamos en promedio” antes de la llegada del coronavirus.

De tal forma, que el uso al máximo de sus capacidades en horas punta, sin ningún descanso supone necesariamente un programa de inspecciones preventivas de las estructuras, agregando una dificultad real, que además Chile, es el país más sísmico del mundo. No obstante eso, pondría el acento en que significa procedimientos preventivos de mantención: el principal objetivo del mantenimiento es evitar o mitigar las consecuencias de los fallos del equipo o materiales, logrando prevenir las incidencias antes de que estas ocurran. Respetar los estándares de uso es algo fundamental, cuando los trenes y las estructuras no tienen la mantención adecuada y se juega con los límites de resistencia para los cuales fueron hechos, estamos creando un escenario complejo y propicio para una emergencia.

El Metro de Chile previo a la pandemia, ha resistido un escenario de saturación de pasajeros peligroso, que nos pone sobre aviso sobre algunas situaciones críticas, que se transformaron en aceptables por la necesidad de transporte. El aumento de gente en andenes a extremos de superar las líneas de demarcación, escalas de acceso y evacuación saturadas sin posibilidad de movimientos y espacios libres; situaciones que de producirse una emergencia podría ocasionar gente lesionada y tal vez gente muerta. El escenario de descontrol que puede producir un incendio, como ya ha sucedido, o un atentado o acción maliciosa, un terremoto, o una simple estampida, agregan a la emergencia misma, condiciones de seguridad que no están dadas y que hemos aceptado como normales, aun cuando tenemos señales claras que no debe ser así. ¿Por qué? Porque no se están respetando los estándares máximos de capacidad, el número de personas, pesos, no es el adecuado; porque se están utilizando espacios de accesibilidad y evacuación en andenes y escaleras con pasajeros que se quieren transportar, porque el acceso a las estaciones no es efectivamente controlado.

El personal por estación es mínimo y dado el volumen de una tragedia cuando convergen factores como: un mal diseño, o una mala construcción, el no respeto a los límites de capacidad de personas o pesos, puede producir un gran desastre urbano. Simplemente porque no hicimos caso a las señales que nos mostraba la realidad. Así como el Metro de Chile es elogiado por muchas cosas, es probable  que “el Metro” no mida lo mismo en Seguridad.

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM Experto en Gestión del Riesgo y Educaciónluis.carrasco@utem.cl @carrascoluis

Nota: este articulo ha sido recientemente publicado en EL MOSTRADOR y en COOPERATIVA.CL

https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2021/05/11/cuando-el-metro-no-mide-lo-mismo-en-seguridad/

https://opinion.cooperativa.cl/opinion/transportes/cuando-el-metro-no-mide-lo-mismo-en-seguridad/2021-05-10/163620.html

Ver comentarios

Frente a un escenario líquido, totalmente cambiante como es el de pandemia,  producto del COVID-19;  lo fundamental es establecer en que se basa esta estrategia que es parte de lo que llamamos “Gestión del Riesgo”. La Gestión del riesgo se define como el proceso de identificar, analizar y cuantificar las probabilidades de pérdidas y efectos secundarios que se desprenden de los desastres, así como de las acciones preventivas, correctivas y reductivas correspondientes que deben emprenderse

Las políticas públicas son el curso de acción y decisión que toma el Estado con la finalidad de transformar o modificar una situación determinada, y dar respuesta a distintos sectores de la población. Según Manuel Tamayo Sáez Doctor en Ciencia Política plantea que “las políticas públicas son el conjunto de objetivos, decisiones y acciones que lleva a cabo un gobierno para solucionar los problemas que en un momento determinado los ciudadanos y el propio gobierno consideran prioritarios.

De tal forma, que habiendo decidido el gobierno una política que tiene su principal acción en la vacunación masiva que alcanza los 8 millones de personas, es menester entender que la gente se sigue infectando y sigue muriendo; y que el aspecto referencial en Europa y otros países muestran tercera ola, y en algunos casos cuarta ola de contagios con nuevas cepas.

Lo que significa que los 4 pilares de la gestión del riesgo contra el coronavirus se deben reforzar: PCR y trazabilidad, que se presentan como una solución para tanta gente que debe salir necesariamente y otros que no debiendo salir a la calle, salen; donde se entiende que son potenciales contaminadores o personas potencialmente contaminados.

Sin embargo, quiero hacer especial énfasis, a tres elementos que si bien se presentan, a mi parecer no han tenido la fuerza o el refuerzo en la entrega a las personas, para así lograr el cambio de conducta. Me refiero a un lavado de manos correcto y reiterado, ¿Es descabellado aumentar los lugares de lavados de manos? En los lugares públicos, en la vía pública, en las fábricas, en el comercio, en el metro, baños públicos, estaciones, etc. Y no solamente la gotita del alcohol gel, si no el lavado de manos transformado en una rutina permanente y profunda. ¿Es posible pedirle a la televisión, radio, periódicos una campaña agresiva que indique el lavado correcto de las manos? Que ésta, nos acompañe en pantallas estáticas, gigantografías y elementos que refuercen este acto preventivo. Distancia física, ¿es posible reiterar la acción de  remarcar los espacios y distancias correctas y necesarias?, que se implemente el inspector COVID para hacer respetar las distancias, y plantear una sola dirección, en un solo sentido, para aplicar en lugares cerrados, para evitar que la gente se tope o choque. Finalmente, una campaña agresiva por todos los medios de la importancia del uso de la mascarilla, estableciendo cual es la mascarilla correcta y como se logra el uso efectivo. Donde se muestre en pantallas y programas reiteradamente como se colocan las mismas, como se usan correctamente, cual es el modelo eficaz y como se usa de forma eficiente. Agregando que en lugares públicos se debería regalar mascarillas e incentivar el uso de doble mascarilla en lugares cerrados para una mayor protección.

Ing. Luis Carrasco Garrido Académico Dpto. de Prevención de Riesgo y Medio Ambiente UTEM /

 Experto en Gestión del Riesgo y Educación / luis.carrasco@utem.cl / @carrascoluis

Este articulo de Luis Carrasco Garrido fue publicado por http://www.elmostrador.cl / https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2021/05/01/despues-de-la-vacuna-una-politica-publica-agresiva/ de forma total o parcial, el 01.05.21.

Ver comentarios

Top

Alojado por Overblog