Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
Apuntes del Profesor de Luis Ángel Carrasco Garrido

¿De quien es la basura de las quebradas? Ética Ciudadana. “Yo digo, Yo hago”.

19 Marzo 2015 , Escrito por LACG

twitter @carrascoluis
twitter @carrascoluis

Ingeniero Civil Luis Ángel Carrasco Garrido*

Director de la Escuela

Prevención de Riesgos y Medio Ambiente UTEM

Incendio en Valparaiso Archivo
Incendio en Valparaiso Archivo

Después del reciente incendio de Valparaíso el 13 de marzo, surgen unas preguntas esenciales ¿Quién era responsable de la basura?. ¿Quién debía sacarla?

Dado que se ha transformado en deporte nacional echarle la culpa al Gobierno, o a la Intendencia o a al Municipio o a cuanta autoridad se mueva. Me parece importante desarrollar la apreciación más directa desde la Academia desde la Universidad sobre el problema. Por eso es importante insistir como primera pregunta o primera solución señalando: ¿Quién botó la basura? El tema de la basura no es nuevo, en la región metropolitana hace más de 10 años se hablaba de 56 micro-basurales o basurales y resulta que estos basurales ni eran “micro” ni eran “basurales de pasada”; uno tiende a pensar que es un camión que botó su carga y unas cuantas bolsas. Al contrario eran verdaderos basurales a un nivel insospechado y que nadie, absolutamente nadie, podía negar su presencia. Esos basurales foco de enfermedades, plagas malos olores, roedores, descomposición, etc., habían llegado para quedarse con una continuidad y circulación de alimentadores de cargas, que hacen entender porque estamos en lo que estamos, en un problema grave de “Ética Ciudadana”.

Los primeros culpables somos nosotros, los propios ciudadanos, los que generamos basura, escombros y buscamos este tipo de lugares o pagamos para que salgan de nuestro frente, de nuestro hogar sin un destino correcto, a lo dicho se agregan otras emergencias con materiales peligrosos, porque ya no son basuras domiciliarias a veces son semi industriales e industriales, y a adicionalmente aparece el riesgo de incendio, mucha basura, igual gran cantidad de carga combustible, muchas veces reseca que ayuda a la combustión. Entonces la simple carga, la simple bolsa de basura se transforma en una “bomba de tiempo”

Debo insistir que un basural no es de forma directa y espontánea generadora de fuego como se dijo en reiteradas ocasiones por la prensa, es un lugar propicio para el fuego, pero ahí no se genera el fuego de forma espontánea. La descomposición y la biodegradación y la generación de biogás supone basura de calidad que se pueda degradar con facilidad, una disposición acorde, aireación, encapsulación y direccionamiento de los mismos gases. Es más, las experiencias locales no son fortuitas sino que requieren de ingeniería para sacar el provecho deseado, y como sabremos todos no son de bajo costo. Entonces puede haber descomposición, pero su gas es de baja calidad y no genera auto ignición.

Dicho eso el problema se origina en nosotros en la falta de compromiso, en el respeto por el ambiente y los demás. En Valparaíso hay aproximadamente 46 cerros con vegetación, cada uno de ellos aporta con quebradas y la mayoría tiene capas y capas de basura, entonces primero ¿Quién los genero? ¿Quién botó la basura?

El problema de la basura es un problema del planeta que a todos nos concierne. Eso desemboca en la producción de miles de toneladas diarias que ocuparán un espacio físico. Donde la cantidad de basura crece y el espacio no. En resumen más basurales más riesgo a la salud al ambiente y a los individuos.

El aire es afectado por los gases producidos en la descomposición de los desechos; los suelos, por la filtración de sustancias tóxicas contenidas en la basura; el agua, cuando las sustancias filtradas alcanzan los mantos o cuando los desechos tóxicos son vertidos directamente en ríos y drenajes.

Ahora quien se hace cargo de este problema, el Estado, pero es evidente que sus brazos más directos son las policías, los organismos fiscalizadores, el Municipio. Qué seguramente están excedidos en sus capacidades por lo tanto, deben ser apoyados con mayor cantidad de recursos para controlar y hacer cumplir la ley o sino los basurales aumentaran en cantidad y en calidad.

Después de lo expuesto es posible que nos ¿hagamos los sorprendidos? De ninguna manera, el país debe ser más severo en su control y en su autocuidado, la capacitación, el cambio de conducta, la información debe ser más agresiva. “La conducta ética, el deber ser” debe estar destacado y exigido porque nos corresponde, no es tarea de otros, es mi tarea como ciudadano.

Se requiere un cambio de conducta que debe comenzar en los más pequeños e ir motivando y enseñando a los actores principales en el autocuidado y en el control de su espacio. No es la autoridad, no es la policía, “somos Nosotros los llamados a vivir más seguros y a cuidar el Medio Ambiente”. No más incendios, no más enfermedades, no más evadir responsabilidades, “Yo digo, Yo hago”

*Profesor de las asignaturas: Ecología, Ética y Desarrollo Sustentable, Planes de Emergencia, Incendios, Ética Profesional y Liderazgo, Gestión del Riesgo entre otras.
Leer más

Los riesgos del ácido sulfhídrico

16 Marzo 2015 , Escrito por LACG Etiquetado en #Seguridad-Prevención-Emergencias

El pasado miércoles 4 de marzo, una tragedia se produjo en la comuna de Vitacura. En el subterráneo de una clínica, tres personas fallecieron producto de la emanación de ácido sulfhídrico, una sustancia, que en niveles elevados, es letal para el ser humano.

Frente a esta emergencia, nacen muchas interrogantes: qué es el ácido sulfhídrico, cuáles son sus efectos en los humanos y qué peligro corre una persona al inhalarlo. Aquí esperamos entregar información oportuna sobre este peligroso elemento.

Nombre y fórmula química:

Ácido Sulfhídrico o Hidrógeno Sulfurado.

Número de Naciones Unidas: 1053

Placa DOT (Primario: gas venenoso – Secundario: gas inflamable)

Este elemento se puede encontrar en diferentes lugares, en especial cámaras subterráneas, alcantarillas y en de manera especial, en lugares de almacenamiento o procesamiento de pescado, bodegas de barcos pesqueros o instalaciones donde se procesen estos productos.

Cabe señalar que el gas es resultante de la descomposición de sustancias orgánicas. Es más pesado que el aire, siendo difícil su ventilación en espacios subterráneos.

Se debe tener precaución siempre que uno este en los ambientes señalados. El olor característico y que hace reconocer este peligroso gas es una fragancia a huevos podridos.

Cuando se sospeche de su presencia y sea necesario ingresar a un lugar contaminado, se debe usar siempre equipos de respiración autocontenida (ERA). De no contar con estos elementos, se debe comunicar al nivel 132 de Bomberos y solicitar la presencia de unidades especializadas en Hazmat para que ingresen con trajes encapsulados.

El ácido es un gas extremadamente peligroso para las personas. En determinadas concentraciones (mayores a las 1000 partes por millón) y en una sola inhalación, puede producir parálisis respiratoria, matando a una persona casi de inmediato.

Además, produce insensibilidad en el sistema de olfato, aumentando erróneamente el riesgo de crear una falsa sensación de seguridad en las personas (a partir de las 50 ppm). A menudo suceden varios siniestros consecutivos: una primera persona cae inconsciente (luego víctima), después resultan afectados también todos los demás que, sin el equipo de protección necesario, acuden a su rescate.

En la mayoría de los casos quienes pierden el conocimiento parecen recuperarse sin padecer otros efectos. Sin embargo algunas personas parecen sufrir efectos permanentes o a largo plazo, tales como dolor de cabeza, escasa capacidad de concentración, mala memoria y mala función motora.

El gas, conjuntamente, irrita la piel y los ojos. También es factible que provoque dificultades respiratorias a personas asmáticas. Para tratamiento se recomienda llevar al afectado lo más rápidamente posible al aire fresco y aplicar oxígeno puro.

Se suma que es un gas inflamable. El riesgo de explosiones e incendios es alto en ambientes con concentraciones mayores a un 4.3% en el aire.

Peligros del ácido sulfhídrico:

- El ácido sulfhídrico es un gas tóxico, incoloro e inflamable cuya densidad es superior al aire.

- Puede extenderse a ras del suelo y tiene un olor característico a huevos podridos.

- Este letal gas está en la lista de sustancias extremadamente peligrosas para la salud.

- Cuando el ácido sulfhídrico es liberado principalmente en forma de gas, se dispersa fácilmente al aire.

- En algunas ocasiones puede ser liberado en el residuo líquido de una industria o como resultado de un evento natural. Cuando es liberado en forma de gas permanece en la atmósfera durante 18 horas promedio.

- En este caso produjo signos de irritación ocular, congestión de párpados, conjuntiva dolorosa, lagrimeo y fotofobia, signos nerviosos, cefaleas, vértigos, signos gastrointestinales, vómitos, diarrea, salivación y estomatitis, entre otros síntomas.

- En caso de detectar presencia o ver estas condiciones, llamar al nivel 132 de Bomberos, entregar la mayor cantidad de información y ventilar la zona de la emergencia.

CBS-2015

Rescate en espacio confinado con ácido sulfhídrico

Rescate en espacio confinado con ácido sulfhídrico

Leer más