Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Apuntes del Profesor de Luis Ángel Carrasco Garrido

La Angustia de las Catástrofes

2 Junio 2015 , Escrito por LACG Etiquetado en #Seguridad-Prevención-Emergencias

                                          La Angustia de las Catástrofes

Luis Ángel Carrasco Garrido

Ingeniero Civil

Experto en Prevención de Riesgos y medio Ambiente

El calentamiento global ya se hizo presente, el fenómeno del niño y la niña son parte nuestro paisaje, emergencias medio ambientales y socio tecnológicas se agregan a las normales de un país, el más volcánico del mundo y adicionalmente sísmico; su conformación y ubicación geográfica está propensa a los Tsunamis y seguramente algunas emergencias más, que en grados profundos y permanentes pueden pasar de algo tolerable a una situación intolerable, como puede ser el frío, el calor, la falta de pasto, la falta de agua, la nieve el viento, etc.

Las emergencias y las catástrofes llegaron para quedarse en Chile, ¿llegaron para quedarse? Tal vez me expresé mal, son parte de Chile. Y se le agregan todas aquellas que son parte del avance tecnológico, los problemas sociales, y el impacto de la modificación medioambiental.

Pues bien, esta angustia permanente, que vive hoy Chile con respecto a su situación actual, hoy con más de 50 incendios forestales (en marzo y abril) en un sur extrañamente seco y ahora en junio expuesto a inundarse, y aluviones en un norte extrañamente lluvioso y un volcán a activo como Villarrica, Calbuco, Chaitén, ponen al Estado en acción frente a un desafío mayúsculo de administración de emergencias.

Frente a la disputa si se pudo dar antes la alarma al norte, que comprobadamente se dio con 24 hrs de anticipación, si era no correcta la lectura del pronóstico de meteorología. La pregunta es si con 48 o 72 hrs, se habría evitado el desastre, está claro que con alarma o sin alarma el aluvión habría llegado. La Onemi de acuerdo a las leyes vigentes estaría en condiciones de parar la faena minera? De cortar carreteras? De parar el comercio? De suspender clases? De sacar gente de sus casas y de trasladarlas a lugares seguros? Lo más probable es que no. Es muy fácil gatillar proyectos de ley “expos” y buscar culpables en aquellos que administran un sistema deficitario desde su naturaleza. Y con esto estoy diciendo no una oficina de emergencia, ni una agencia, estoy hablando de un país que vive diariamente emergencias, que no es capaz de hacer un Estado que administre sus emergencias. Algunos tal vez dirán que: “es como mucho”, pero estas emergencias y otras demuestran que se necesita no una Onemi, sino que un “Estado fuerte”, con recursos, con ciudadanos formados culturalmente y capacitados para afrontar la misma.

Lo que viene después de una emergencia en estricto rigor no es “emergencia” es “el impacto que produce la emergencia” la que se debe regularizar al más breve plazo pero obviamente es más de lo que deseamos. Y para eso evidentemente se necesitan actores sectoriales empoderados y con medios, fuerzas armadas preparadas para esa ayuda, así como el Ministerio de Salud y el de Obras Públicas por nombrar algunos de los importantes. Y esa reconstrucción, lleva tiempo y tal vez años, como cualquier país potente, donde se requiere tener la serenidad para no volver a cometer los mismos errores, casas mal construidas, en lugares inadecuados, y otros temas que van de la mano. ¿Cómo parar con la angustia? Hablando menos, trabajando más, con especialistas empoderados, con gente capacitada, con buenas planificaciones, con buenos planes, con un estado fuerte, consiente que las emergencias llegaron para quedarse y nosotros para enfrentarlas.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post

asesoria fiscal 08/05/2015 10:30

Muy buena artículo. Llevas toda al razón del mundo.

Luis Carrasco 08/05/2015 20:21

Gracias, te invito a seguir este blog